Manuel Jular, al regreso, nos vemos

Hoy el día nació brusco, raspón, estrecho, aventado y ajeno. Me digo con frecuencia que los días hay que hacerlos cada día, a mano si es posible. Hoy me lo hacen sin remedio, los dioses inútiles,o viene troquelado por un Mercachifle de turno,  y no se si tan siquiera trae la noche bajo el brazo.

Y había un sonido a nada en la repisa de la miserable luz,  sin sol en la solapa.

Incluso entre nosotros, los que cosechamos palabras, silencios…Nos quedamos a la escucha de las piedras, de su llanto, para compartir los adioses.

Hubo un tiempo en que las máquinas de coser Singer, el arreglo a domicilio de las mismas, me proporcionaba los justo para “atrincherarme” en León.

Todo era cuestión de la canilla, o del elegante mecanismo que encerraba el cabezal. Apretar delicados tornillos, o cambiar la finísima lengüeta que hacía posible que el pespunte, y el cosido, tuviera un acabado perfecto.

Pues hoy zurzo, o hago pespunte, con los recuerdos donde Manuel hacía que el exilio fuera un lugar habitable; trasterrados, nos ayudó a mantenernos vivos  en esa jungla disecada y oscura que era el franquismo, nos enseñaba los pasos, los gestos y las palabras: y contra toda previsión, fuimos capaces de repetirlos.

El magnífico juego de estar vivos, y compartirlo, como necesario, imprescindible.

Inolvidable aquella tarde, a las pocas horas de morir el compañero Allende, escuchábamos, en compañía de Nana, sus últimas palabras, en Radio Magallanes, en el viejo CCAN. Él lo hacía posible.

Me puso el nombre, en una clandestinidad luminosa, de Heliodoro, como maoísta que era, él del Pece sin tapujos, y era un privilegio discutir, siempre con su sardónica sonrisa poniendo en solfa la certeza, no dando puntada sin hilo, el hilo era de oro, su ironía,  que volaba la conversación a las alturas, o la ponía lejos del alcance  del necio; mordaz con el poderoso, con los mezquinos, de lucidez afilada, bisturí implacable.

Amigo entrañable, comunista del talante de John Berger, al que encontrará sin duda en los campos del Sueño Eterno, que rodea la Aldea de la Ausencia, que crece imparable en nuestros corazones.

Artista sin muletas, Pintor genial, admirado y respetado, con una obra de innumerables “pinturas, y otras cosas”.

Ahora será la hora de la gran exposición de esa implacable y rotunda obra.

Salud, amigo, más cerca que nunca, podré disfrutar de tu silencio en flor, de tu presencia intachable.

Y sabiendo ya, que el Tiempo es el lugar que habitamos vivos y muertos, todo esto te lo digo sentados a la misma mesa.
navegando_a5g-cinco-planetasnavegando_b7gmatrimonios-homenajes-asesinatosnavegando_c1g-homenaje-a-farrigtonprimerac7grequiem5g

ACUDIR HASTA ALCANZAR ESTA VENTANA Y VEREIS ALGO MAS DE SUS PINTURAS Y MAS COSAS.

El laberinto abierto

«La utilidad de la poesía está en recordarnos
que es difícil seguir siendo la misma persona,
porque nuestra casa está abierta, su puerta, sin llave,
y los huéspedes invisibles salen y entran.»
(Czeslaw Milosz)
Recorremos, los invitados, las estancias calurosas y los pasillos frescos. Hay cancelas
doradas, alfombras de agua, tapices arenosos que se deslizan sobre los muros, deshechos por
la ventilación. Nos orienta, en los recodos, la fantasía de visualizar la música que nuestro
anfitrión oyó en otro tiempo. Luces que nos reclaman, rostros fugaces que nos susurran en los
apartes. Pero el compromiso del explorador era comerse el mapa, que se parecía a una
partitura ardiendo, para quedar sordo. (Si Vd. pinta con música de fondo: yo escribo, camino,
sobre su pintura con tapones en los oídos, sordo sobre las brasas). Ese fue el pacto siniestro.
Pero lo perverso no es ajeno, se teje en lo familiar (Soy más freudiano que marxista, advierte el
paciente doctor). Ahí espesa, en la extrañeza que de pronto invade todo lo cercano. Por eso el
territorio no es pura oscuridad, es ‘negro sobre negro’. No es la ruptura del no conocer, más
bien es la continuidad de no reconocerse. La categoría de lo siniestro correspondería, por
tanto, a esa capacidad de enmascararse en la difícil suerte de la ‘exposición’ (No me muestro
desnudándome ante Vds. sino, disfrazándome ante Vds., parece decir el niño con voz de
tenor).
Si hay un paisaje es un paisajismo de dentro hacia afuera. Si hay muerte, no es íntima, sino la
muerte ritualizada, Réquiem, explosión de los símbolos de la muerte contra la muerte. No hay
miedo: Muerte, ¿dónde está tu victoria?. ¿Acaso no es éste tu abecedario diabólico? (Qué gran
cofrade se perdió, parecen pensar el bombero, el inspector de hacienda y el maestro,
cachondos, bajo el pesado paso). Si hay pesimismo, lo rompe un gesto blanco, como una
ventana abierta con terraza, lo que nos libra de aquella otra religión: ‘aquella política’ (Ya no
viviremos ni un minuto más en la uniformidad ortodoxa, parece creer el escéptico devoto).
Todo es un problema de los ojos. Los símbolos nos han dejado tan solos como estábamos
(Cuanto más subjetivo, más cerca de la realidad me siento, declara el óptico ciego). Las series
negras están, por tanto, llenas de color, de pequeños objetos que una mano incluyó en el
buzón de sugerencias de la esperanza.
Hay remansos y cascadas, porque hay jardín en la casa. Valles, desiertos, bosques y selvas,
en la casa. Sobreabundancia en los materiales y una extraña geometría, escasez con centro,
en la expresión. La quinta visitada hace chaflán entre las avenidas Ironía y Reflexión, que
pocos frecuentan.
Dirección: La Plaza Cúbica s/n. Lo que gira detenido. Serenidad en lo caótico, un abrazo
salvífico en medio de las catástrofes. El geómetra nos regala una geografía para encontrar,
para perderse. Sólo es supersticioso con las superficies curvas, prefiere la rectitud. No la del
moralista , sino la del cartógrafo. Brújula en mano, todo rodea ese centro poderoso que atrae
como un imán los materiales.
Aunque no es frecuente, hay quien reclama el error como hallazgo, como propia corporeidad, y
ése cuenta con nuestra admiración. Otro caso: reclamar la recurrencia y perfección de lo
hallado, no negarse a encontrar un rostro, conocido y olvidado, de tanto en vez, demuestra un
arrojo ‘darwinista’ que nos conquista. Nos seduce esa mundaneidad, ese saber estar (de
vuelta), desprovisto de coqueterías acomplejadas (El perfeccionamiento de lo hallado es un
camino zen, canta el monje noctámbulo y ‘templao’, de vuelta a su templo ).
Como actores, como poetas y músicos, convocados a estos escenarios, sabemos que la única
verdad es la ficción. La autenticidad pasa por no negar los artificios. El simulacro es la materia
de nuestro trabajo, nuestra verdad (Désenos, pues, la honradez de un baile de disfraces.
Sálvesenos de la verdad de los que se quitan la máscara y muestran el abismo vacío de su
rostro. Hoy parece sincero el cuentista).
Escenografías 1 x 1, nos esperan impacientes, como invitaciones a contar una buena historia
(La responsabilidad de aprovechar los marcos, las estancias, las escenografías es vuestra,
parece barruntar el vampiro soleado). Eso sí, sólo hemos sido invitados a estar. ¿Régimen de
media pensión o estar a régimen?. Cada invitado traiga sus alimentos.

Víctor M. Díez

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La joven poeta leonesa Alba Flores Robla gana el Adonáis con su tercer libro

a través de La joven poeta leonesa Alba Flores Robla gana el Adonáis con su tercer libro

 

Alba Flores Robla (Madrid, 1992) ha sido galardonada con el Premio Adonáis de poesía 2017 por su obra Digan adiós a la muchacha. El jurado —compuesto por Carmelo Guillén Acosta, Joaquín Benito de Lucas, Julio Martinez Mesanza, Eloy Sánchez Rosillo, Enrique Garcia-Máiquez, Aurora Luque Ortiz, y como invitado de honor Juan Cano Ballesta—, ha destacado que el libro aborda “con compleja sencillez y potentes dosis de ironía y certeza la despedida de la adolescencia”. El premio, sin dotación económica, consiste en la edición del poemario por parte de la Editorial Rialp, organizadora del premio.

“La idea de este libro era despedirme de la ingenuidad de la niñez y la adolescencia y abrazar un mundo que no se parece en nada al que yo tenía en mente. Un mundo a veces doloroso”, apunta la autora sobre el proceso de gestación de la obra premiada, Digan adiós a la muchacha.

Aunque nació en Madrid, a los nueve años Alba Flores se trasladó junto a su familia a León. Se graduó en Filología Moderna y más adelante cursó el Máster en Formación del Profesorado. Actualmente trabaja como profesora de inglés en el IES Álvaro Yáñez de Bembibre (León).

Alba Flores es miembro fundador del colectivo #plataforma, un “grupo de trabajo” literario integrado por jóvenes escritores leoneses que se reúnen en el Bar Belmondo. En marzo de 2017 autoeditó el poemario Tu hueco Supraesternal a través de Amazon CreateSpace y en junio de este año su segundo libro, Autorregalo, vio la luz de mano de Ediciones en Huida. Buena muestra de su talento se puede encontrar en su blog Gotas sin AguaAdemás, publica videopoemas en su canal de YouTube.

Los accésit de esta 71ª edición del Premio Adonáis han sido para Álvaro Petit (Bilbao, 1991) por Que aún me duelas y para Pablo Fidalgo (Vigo, 1984) por Crónica de las aves de paso. Las tres obras ganadoras serán publicadas por la editorial Rialp en su Colección Adonáis.

El Premio Adonáis nació en 1943, al mismo tiempo que la colección del mismo nombre, como apuesta bajo el signo de Biblioteca Hispánica, regida por Juan Guerrero Ruiz, el gran amigo del Nobel Juan Ramón Jiménez, para contrarrestar la creciente oficialidad de la poesía. Desde su fundación, el objetivo es promocionar voces nuevas para la poesía española. Su pluralismo de nombres y tendencias convierte este galardón  en una colección indispensable para quien desee conocer la evolución de la poesía española desde 1943 hasta la actualidad.

El año pasado, otra poeta leonesa del grupo #plataforma se llevó un accésit del Premio Adonáis: Camino Román (León, 1981), por su poemario titulado Accidente.

:: Un poema de ‘Digan adiós a la muchacha’, de Alba Flores Robla

PERDÓN

perdón mamá
por no querer ser como quieres que sea
perdón papá
por no querer ser como quieres que sea
perdón amor
por no querer ser como quieres que sea
perdón yo
por no ser como quiero ser
perdón hermana
por la cicatriz que tienes en la pierna

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Control de plagio. 2ª versión

Todos los plagios en el blog: https://poesiayotraszarzas.wordpress.com/2017/12/18/control-de-plagio-2a-version/

 

Los poetas inmaduros saquean; los maduros fusilan.
T.S. Eliot

.
1
Nadie está;
esta noche nadie sale,
nadie vale,
nadie piensa ni vendrá.
∼ James Newell Osterberg (Iggy Pop), Tonight

2
…Un retazo poéticovisual
–de color–
apocalíptico-arrebatador
–e irreal–…
∼ Basilio Candisque, Matriz y píxel sobre el plano

3
Tu hambre me potencia,
tu impotencia me sacia;
tu saciedad me abre,
tu cerrazón me cura:
tu enfermedad me azuza.
∼ Charles Gustav Young, The Tower of Positive Thinking

4
Si te encuentra, cuando muerde,
la esperanza es lo último
que te pierde.
∼ Carol Ambutafol, Desperate Finds

5
Tus cejas, cornejas;
tus ojos, abrojos.
Tus labios, resabios;
tus besos, excesos.
∼ Henriette Corneille, Baisers aux caltrops

6
Chis, no llores:
algunos de mis mejores poemas
son peores
que algunos de tus peores eczemas.
∼ Ramón Reméndez Pedal, Las cien mil mejores poesías de la literatura universal

7
…Porque los osos hambrientos
–feroces, voraces–
siempre son osos violentos…
∼ Doria Suertes. Estos osos espantosos

8
Extrañolito que arañas
el mundo sin precaución:
una de las tres extrañas
ha de estriarte el esternón.
∼ Antonio Machado, Proverbios y cantares LIII

9
Zanjé una zanja, abrí una ría;
flipatis flipandis,
jodí la soledad de la naranja
por donde más le exprimía.
∼ Flavia Spremuta, La principessa degli agrumi

10
El uno está contenido en el cero;
el cero está comprendido en el otro.
∼ Massimiliano de Zena, Matematica comparata

11
La amistad causa dolor,
y no menos el amor,
por eso siempre es mejor
un islote hacia estribor.
∼ Paul Simon (Simon & Garfunkel), I Am a Rock

12
…Los saltamontes solitarios
–fornicarios–
se convierten en gregarios…
∼ Serge Galesbourg, Ta plaie à ma plaie

13
El primer instante,
el segundo átomo,
el tercer planeta,
el cuarto océano,
el quinto simio,
el sexto vicio,
el séptimo verso
de un poema simplón.
∼ Herberto Heldor Henriques, Ofício simiano

14
Las hojas del magnolio cuchichean
y chillan las gaviotas en la playa:
«¡La Belle Dame sans merci
te ha tomado –necio– por esclavo!»
∼ John Thorkild Ellison, The Goddess

15
Los hombres no lloran.
El que no llora, no mama.
Ergo: A mamarla a Parla.
∼ Enrique Sala Zar (Los Churritos), Lágrimas de barrio

16
Loquito (lo quito) por ti, ayer
aguardaba algún hoy,
–alondra atolondrada– pero, a ver,
soy si voy donde doy.
∼ Gabine Alexandra Carriedo, Life Is a Jackal

17
…Y es evidente al día siguiente,
después del turno nocturno,
que el nido está bien escondido…
∼ Xan Silveirento, O niño da crica

18
¡Jodido beatón!
¿Sabes? El mundo está bien
chungo. Y tú, en tu sillón.
∼ Jorge Guillén, Beato sillón

19
Viejo engaño, suelo fingir que finjo:
simulo clavar un clavo
mientras finjo que lo desclavo.
∼ Judas Izcariote, Evangelio pseudoapócrifo

20
Hay un fuego dentro del fuego:
hay un infierno ardiendo
en el valle incendiado.
Dice: «Abrásate y camina conmigo».
∼ David Pynch, Fire Fuck with Me

21
Tal como la noche al día
decolora,
el día a la noche ahora
invadía.
∼ Jim Morrison (The Doors), Break on Through

22
…Las abejas asan al avispón
–subliteralmente–
sin clavar ningún aguijón…
∼ Sabino Porres, Abellas quentes

23
El poema revela, al ser leído,
otro significado
que el que quiso tener al ser creado;
su verdadero –y oculto– sentido.
∼ Viçente Aley Xandre, Poética patética

24
El mirlo celebra el atardecer.
Yo escucho… y callo;
yo no sé nada que no sepa el mirlo.
∼ Farid Al-Pin Atar, El cónclave de los pájaros

25
Inalcanzable, su pelo
de ondas leves,
–inquieta– sus pechos breves
anhelo.
∼ Ezra Pound, O Atthis

26
Cuando me haga viejo
y me disperse loco,
dejadme, ebrio, bajo un tejo,
dejadme solo ante mi espejo,
donde a la inepcia invoco.
∼ Desidério da Represa, Encômio da estultice

27
…Sembrando la destrucción total,
las hormigas marabunta
–¿quién pregunta?–
no tienen rival en el reino animal…
∼ Achille Mirmidoni, Formicolio formidabile

28
Si alguna vez fui ducho en amores,
Dolores,
lo aprendí de tus labios –reidores–
mayores.
∼ Joan Manuel Serrat, Lucía

29
El día a la noche en hora
dividía,
igual que la noche al día
ya devora.
∼ Paulo Henriques Britto, Nove variações sobre um tema de Jim Morrison

30
Llega San Juan y arde
aún el mismo leño en la misma hoguera.
∼ Heinrich Holzfeuer, Das Brennen der Jahre

31
Sólo en el desierto –en voz alta– digo
mi verdadero nombre,
porque aquí no hay nadie, mujer o hombre,
que pueda arder conmigo.
∼ Dewey Bunnell (America), A Horse With No Name

32
…El cadáver de un venado
ha sido arrastrado
a lo alto de un árbol:
es la presa de un leopardo
de Sri Lanka…
∼ Hank G. Amirand, A Leopard With No Blame

33
Yo te quería,
penuria mía,
y me dejaste la caña vacía
y el alma fría.
Hambrienta harpía.
∼ Francesca Scornatti, La canna secca

34
Anotaba en un cuaderno los nombres
de todos sus amantes. Junto al mío
dejó: «Podría haber sido peor…
o bastante peor».
∼ Jindřich Špatný-Milenec, Diario exento

35
Caparazones de crustáceos crujen
–gamuza, tules–
estrujados bajo mis pies azules.
∼ Clark Bluefoot (The Clenchers), Ballad of the Crunching Crabs

36
Danza el rodezno en la rueda
de tu molino;
nunca pagó mi moneda
grano tan fino.
∼ Jacques-Henri Leboulanger, La putain dans son moulin

37
…La pantera nebulosa
–quien lo vea que lo crea–
parecía peligrosa
pero es una madre amorosa…
∼ Paola Coniglio, Sulla sponda del fiume Schifo (mi sono seduta e ho urinata)

38
Yo la llevé a la playa
creyéndome que era un tío,
y resultó que era paya,
pero igual se apuntó al trío.
∼ Federico García Lorca, La casada infiel

39
Despoetizan los pohetas
que escritan para sus exposas,
sus arnantes o sus novietas.
∼ Iván Ramón Giménez, Poética sintética

40
(Aún) espero algo;
cada día vuelvo, bebo, salgo,
porque espero algo.
∼ Roberto Enfiesta (Extremochungo), Volver, privar

41
Llega llena de vapores
de arco iris;
todo el aire es de colores;
toda ella es risa y flores,
y arcoíris.
∼ M. Jagger / K. Richards (The Rolling Stones), She’s a Rainbow

42
…La víbora se desliza
por las húmedas ramas y parece
–incorpórea, escurridiza–
que desaparece…
∼ Wallace Stevensen, The Bodiless

43
El chamán concibió a los dioses,
y uno de estos pensó al Hombre;
ahora es el Hombre quien cree
que es él quien ha creado a Dios.
∼ Pascual Boyero, La séptima noche

44
Nadie me lee,
nadie me escucha;
nadie se cree
que escribo en la ducha.
∼ John Thorkild Ellison, Pubic Hair

45
Tengo –ahora– un plan diferente,
ciertamente genial:
consiste en seguir haciendo lo mismo
para que todo siga siendo igual.
∼ Jean-Baptiste Alphonse Guêpes, Les taches du serval

46
¿Qué es poesía?, dices, mientras juntas
y abres tus piernas arqueando una ceja.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía es… tu almeja.
∼ Gustavo Adolfo Bécquer, Rima XXI

47
…Y así las sepias usan su sifón
–la energía se invertía–
para crear propulsión…
∼ Wisława Szymsoda, Wołanie do mątwy

48
Deja que los días vengan, olvida
que los días se van:
no podrás ni sospechar de tu vida
–si es que lo hay– el plan.
∼ Maria Rainer-Rilke, Ermüden Elegien

49
Las bicicletas son
–eh– para todo el año;
el amor, el amor
sí es para el verano.
∼ Servando Serván-Pómez, Una bicicleta no hace verano

50
Mitad torero, mitad cowboy:
eso era lo que era,
por eso aún soy quien soy.
∼ Clint Westwood, Far Grasslands

51
Tabas serán mis huesos,
mi cráneo, el nido de un ratón,
cuando termine el tiroteo,
cuando la bala regrese al tambor.
∼ Tom Waits, Satisfied

52
…No es su supervivencia
–allá el río va–
sino la de su descendencia
la que el cocodrilo asegurará…
∼ Elton Jones, Crocodile Twist

53
Insectos, abyectos;
reptiles, febriles;
veloces rapaces, feroces;
y simios eximios,
tan nimios.
∼ Moncho Aldente, Danza de orangutines

54
Avanza y te invade con calma,
y casi sin dolor,
pero una vez dentro del alma,
te sojuzga, el amor.
∼ Pieter Corneliszoon Hooft, Imitación de Plutarco

55
Yo he escuchado
–sí–
cantar a las sirenas,
–cuando huía alzando
mis dentadas pinzas–
y no una a otra:
sí,
cantaban para mí.
∼ T.S. Eliot, The Love Song of J. Alfred Prufrock

56
Liara, gozosa Liara:
no es que no te quiera, es que eres
una putita demasiado cara.
∼ Hank Paymaster, Values of Liara

57
…Un destello de color
–tangencial–
como preludio del dolor;
es la defensa letal
de la víbora nauyaca…
∼ Parménides Sugegorrienechea, Letalidad fatal

58
Si todo has de probar,
–sin avidez–
al menos una vez
prueba a chupar.
∼ Enrico Collaudatori, La improvatura del tutto

59
—Nunca entiendo una mierda
cuando leo algo de lo que escribes.
—Lo que ya tienes es lo que recibes;
no estira más la cuerda.
∼ Mary Anonymous, Typical net negative comment

60
Escribir poesía: inevitable;
leer poesía: inexplicable.
∼ Ricardo Reyes Pasoalto, Poética esquelética

61
En sueños
bebo contigo,
en sueños
nunca eres mía;
en sueños
sueñas conmigo,
en sueños
no hay otro día.
∼ Roy Orbison, In Dreams

62
…Y había más pastizales
–se vierte la muerte–
y más manadas de animales…
∼ Chiara Buontempi, Il clima fuggito

63
Mañana en ceño,
el día muerde;
de tarde ardiendo:
la noche es mucha.
∼ Tristan Tuzaro, Manifeste humidiste

64
¿A qué dios rezar,
a qué demonio invocar?
¿A qué chamán oír?
¿En qué idioma orar,
en qué lengua blasfemar?
¿A qué dios maldecir?
∼ Enrica Gotterz, La preghiera del desiderio

65
Nidio, croa el cenagal,
y es antigua la bebida:
Sabes que te haces banal
en la rima y la medida.
∼ Hilda Hilst, Alcoólicas

66
Cuando se fue la becaria
puse en su silla un melón
y trasplanté la muscaria
del balcón.
∼ Francisco Vighi, Cuando se murió el canario

67
…Buscar el lado salvaje
te hace sentir más libre…
Y las chicas negras van:
du-du, du-du, du-du da-da-du.
∼ Paco Aventurillas, Los archiveros salvajes / Lou Reed, A Walk on the Wild Side

68
No me gusta, niña lista,
–porque soy coleccionista–
que falten cromos en tu lista.
∼ Vladimir Kollekov, When the Moth Cries

Publicado en "poesia en accion", Uncategorized | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Los danzantes de Carrizo y los antruejos de Velilla protagonizan el III Encuentro etnográfico “Tradición y Vida”

El Teatro San Francisco (León) acoge este sábado 16 de diciembre el tercer encuentro etnográfico ‘Tradición y Vida’ que en esta ocasión está dedicado a la comarca leonesa del Alto Órbigo, en concreto a las localidades de Carrizo de la Ribera y Velilla de la Reina. Tendrá lugar a las 19.30 horas, con acceso gratuito hasta completar el aforo.

El objetivo de este encuentro etnográfico es recuperar las tradiciones de las tierras leonesas, en una jornada que también pretende propiciar la interrelación entre los interesados en la etnografía leonesa. Las dos ediciones anteriores se centraron en el Camino de Santiago y en Riaño. Y en esta tercera, las localidades de Carrizo de la Ribera y Velilla de la Reina serán las representantes de las tradiciones del Alto Órbigo,

Sobre el escenario del Teatro San Francisco se darán cita cerca de setenta personas de ambas localidades para representar dos de sus fiestas más tradicionales, que atesoran “fórmulas arcaizantes” en indumentaria y danza: la romería de la Virgen del Villar de Carrizo, que se celebra el martes posterior a Pentecostés, con la participación de los ‘danzantes’. Así como los antruejos de Velilla de la Reina, con sus toros y guirrios, un carnaval que se remonta a los años 40-50 del siglo XX. Asimismo, la música tradicional estará representada por el rabel, gaita, pandereteras, dulzaina y la chifla y el tamboril.

El encuentro se repetirá en octubre en el Auditorio de León, coincidiendo con las fiestas de San Froilán.

El acceso es gratuito hasta que se complete el aforo. Las invitaciones se repartirán en las taquillas Teatro San Francisco dos horas antes del evento.

Tam-Tam Press

Danzantes (Carrizo de la Ribera) y guirrios (Velilla de la Reina).

El Teatro San Francisco (León) acoge este sábado 16 de diciembre el tercer encuentro etnográfico ‘Tradición y Vida’ que en esta ocasión está dedicado a la comarca leonesa del Alto Órbigo, en concreto a las localidades de Carrizo de la Ribera y Velilla de la Reina. Tendrá lugar a las 19.30 horas, con acceso gratuito hasta completar el aforo.

El objetivo de este encuentro etnográfico es recuperar las tradiciones de las tierras leonesas, en una jornada que también pretende propiciar la interrelación entre los interesados en la etnografía leonesa.  Las dos ediciones anteriores se centraron en el Camino de Santiago y en Riaño. Y en esta tercera, las localidades de Carrizo de la Ribera y Velilla de la Reina serán las representantes de las tradiciones del Alto Órbigo,

Sobre el escenario del Teatro San…

Ver la entrada original 152 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las piernas de Jacqueline: a propósito de la visita de André Breton y Jacqueline Lamba a Tenerife

Las piernas de Jacqueline: a propósito de la visita de André Breton y Jacqueline Lamba a Tenerife

 

Yolanda Peralta Sierra

A bordo de un carguero bananero noruego llamado el “San Carlos” y tras una semana de navegación, un 4 de mayo de 1935 llegaban a Tenerife André Breton y Jacqueline Lamba acompañados por Benjamin Péret. El objetivo de este viaje era la organización de una exposición internacional surrealista en Tenerife en el Ateneo de Santa Cruz, resultado de los contactos entre los surrealistas franceses y los vanguardistas canarios aglutinados en torno a la revista gaceta de arte. Hospedados en el Hotel Victoria, en los 20 días que duró su estancia en Tenerife realizaron numerosas excursiones para conocer la geografía insular.

Peret, Breton, Lamba y Minik, Tenerife, 1935. Fondo Westerdahl. Archivo Histórico Provincial de Tenerife.
Péret, Breton, Lamba y Minik, Tenerife, 1935. Fondo Westerdahl. Archivo Histórico Provincial de Tenerife.

El Fondo Documental Eduardo Westerdahl perteneciente al Archivo Histórico Provincial de Tenerife conserva un conjunto de fotografías tomadas por el crítico de arte que documentan sus salidas por la isla. Una de esas instantáneas resulta especialmente reveladora: la imagen muestra al grupo formado por Lamba, Breton y Péret acompañados por el escritor Domingo Pérez Minik en una de sus visitas a un pueblo de la isla, mientra a su paso, en los muros se agolpan numerosos curiosos. ¿Qué era lo que tanto llamaba la atención de la gente del lugar? ¿Qué causaba tanta expectación? ¿Se habían enterado quizás de la presencia de André Breton en Tenerife? El propio Pérez Minik, años más tarde, recordaba esas excursiones y a Jacqueline en su libro La facción española surrealista de Tenerife:

“(…) visitamos una bodega de esos vinos tintos de la isla, broncos, sabrosos, y al regreso, nos encontramos con que todos los vecinos estaban en los caminos para presenciar nuestro desfile encabezado por Jacqueline Breton con su graciosos traje de excursión y sus “shorts” bien exhibidos, sus muslos y piernas de nadadora y su grácil andar parisiense, André Breton (…) se sentía muy feliz con esta acogida (…). Él ignoraba que esta expectación sólo era debida a la bella presencia de Jacqueline Breton.” (p.111)

“El espectáculo Jacqueline Breton (un bello personaje femenino que hacía las delicias en las calles de la capital, con sus trajes inventados, los “shorts” y las uñas de los pies como las de las manos pintadas cada día de distinto color y el sombreado de los ojos) había cancelado su último día de representación. (…) Jacqueline con su cuerpo bien medido de arriba abajo, su pelo rubio, incandescente (…) con sus ojos de agua o de sabana o de madera y así sucesivamente. Una mujer con su andar de bailarina, sus movimientos lábiles, su pisada ingrávida (…) ese erotismo bien ponderado que se desprendía de esta muchacha que parecía moverse siempre sobre una hierba mullida, apaciguada o recién nacida.” (pp. 125, 126)

“(…) rubia, bien plantada, de estirada línea, los ojos azules llenos de movilidad, con el tipo apropiado de una bailarina clásica francesa, de entreverada nadadora de campeonato y de muchacha de anuncio de los bulevares, desplazando toda su sabiduría femenina para la colonización de estos insulares.” (p.77)

Jacqueline Lamba, Tenerife, 1935. Fondo Westerdahl. Archivo Histórico Provincial de Tenerife.
Jacqueline Lamba, Tenerife, 1935. Fondo Westerdahl. Archivo Histórico Provincial de Tenerife.

Para Pérez Minik, Jacqueline llegaba a la isla para “colonizar a los insulares”, con su cabello rubio, su cuerpo de bailarina y su “sabiduría femenina”. Pero Jacqueline no vino a colonizar: participó con dos obras en la exposición surrealista aunque ni su nombre ni los títulos de estas obras aparecen en el catálogo de la muestra,  para el que además diseñó la portada. Tras su paso por Tenerife, participó en la Exposición Internacional del Surrealismo de Londres en 1936 y en la Exposición Album Surréaliste de Tokio en 1937. Después de algunas intervenciones realizando objetos, collages y decalcomanías, desarrolló su obra pictórica tras su llegada a Nueva York en 1941.

Dora Maar, Jambes, 1935. Colection Roger Thérond
Dora Maar, Jambes, 1935. Colection Roger Thérond

Para aquellos intelectuales de izquierda vinculados a la revista Gaceta de Arte, la presencia de Jacqueline Lamba en Tenerife quedaba reducida a un cabello rubio unido a unas piernas, una imagen claramente surrealista, con extremidades convertidas en una totalidad orgánica. La misma que se repite en un montaje fotográfico realizado ese mismo año de 1935 por la fotógrafa Dora Maar, titulado “Jambes”. Casi premonitorio del recuerdo que quedaría en la isla de la visita de la artista francesa: unas largas y torneadas piernas unidas en su parte superior, de cuyo centro pende una cabellera.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

A Realidade Encantada de Mia Couto, entrevista con Karlotti y Henrique Sanfiz

Origen: Radiofusiòn

 

A realidade encantada de Mía Couto

Juan Carlos Valle Karloty

Mía Couto, escritor de Mozambique, é un poeta moi comprometido co oficio de vivir, coa natureza e coa humanidade. “Ten textos moi fermosos do seu pobo e de África en xeral” afirma Juan Carlos Valle “Karlotti” coordenador do club de lectura de poesía de Ferrol. “Os rios discurren por dentro del e por iso son universais e ademais describen unhas realidades encantadas que se asemellan ao realismo máxico de Gabriel Garcia Márquez”.

Sociedade • 27/10/2017 • Autor: Redacción

Karlotti traballa xa na preparación da Semana da Poesía Salvaxe que en abril do 2018 se celebrará en Ferrol. “Teremos este ano unha adicación especial ás mulleres poetas galegas que representan as voces de moitas verdades e moi diversas”.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

BOLETÍN POÉTICO SALMANTINO (Agosto 2017) Saludos de A. P. Alencart – TriploV Blog

Origen: BOLETÍN POÉTICO SALMANTINO (Agosto 2017) Saludos de A. P. Alencart – TriploV Blog

Cartel del XX Encuentro de Poetas Iberoamericanos, Explicación de la derrota, dedicado a Aníbal Núñez

CARTEL DEL XX ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS, EXPLICACIÓN DE LA DERROTA, DEDICADO A ANÍBAL NÚÑEZ

Cartel del XX Encuentro de Poetas Iberomaericanos. EXPLICACIÓN DE LA DERROTA Homenbaje a Aníbal Núñez

EXPLICACIÓN DE LA DERROTA (ANÍBAL NÚÑEZ)

Se sentó ante las líneas enemigas
en una mecedora, sorteaba
los disparos, sonriendo: la primera
bala le había alcanzado mortalmente
Se seguirá meciendo
hasta dejar sin munición a todos.

BOLETÍN POÉTICO SALMANTINO

(ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS)

4/ septiembre / 2017

Poetas y amigos(as) de la Poesía y de la Salamanca cultural:

Envío este octavo Boletín del 2017. El anterior comprendía hasta el 1 de agosto. Recuerdo que todos aquellos poetas que hayan participado en alguna de las diecinueve ediciones del Encuentro, pueden enviar sus noticias para difundir entre los ya cerca de 3,000 poetas y lectores de ambas riberas del español y el portugués que reciben, en diversos envíos, este boletín. Esta invitación se añade ahora a los poetas que hayan sido finalistas de las cuatro ediciones del Premio Internacional de Poesía ‘Pilar Fernández Labrador’.

Saludos fraternos, siempre

Alfredo Pérez Alencart

SALAMANCA, UNA CIUDAD PARA LA POESÍA

XX Encuentro de Poetas Iberoamericanos

EXPLICACIÓN DE LA DERROTA

(Homenaje a Aníbal Núñez)

Celebraremos los cuatro lustros de nuestros encuentros. La Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes ya ha fijado el XX Encuentro para los días 25 y 26 de octubre. El homenajeado será el salmantino Aníbal Núñez, fallecido hace treinta años. Se irá informando de los preparativos.

CARTEL DEL XX ENCUENTRO DE POETAS IBEROAMERICANOS, ‘EXPLICACIÓN DE LA DERROTA’, DEDICADO A ANÍBAL NÚÑEZ

http://www.crearensalamanca.com/cartel-del-xx-encuentro-de-poetas-iberoamericanos-explicacion-de-la-derrota-dedicado-a-anibal-nunez/

LOS VERSOS DE ANÍBAL NÚÑEZ, EN ISLANDÉS, MAYA Y HÚNGARO

http://salamancartvaldia.es/not/156998/versos-anibal-nunez-son-traducidos-islandes-maya-hungaro/

ANÍBAL NÚÑEZ TRADUCIDO AL QUECHUA, HINDI Y PORTUGUÉS

http://salamancartvaldia.es/not/156126/anibal-nunez-traducido-quechua-hindi-portugues/

VERSOS DE ANÍBAL NÚÑEZ TRADUCIDOS AL ESTONIO, FRANCÉS Y TURCO

http://salamancartvaldia.es/not/157961/versos-anibal-nunez-traducidos-estonio-frances-turco/

LOS VERSOS DE ANÍBAL NÚÑEZ EN CHECO, HEBREO Y MALGACHE

http://salamancartvaldia.es/not/156528/versos-anibal-nunez-checo-hebreo-malgache/

LOS VERSOS DE ANÍBAL NÚÑEZ LLEGARÁN A LECTORES DE PAKISTÁN, ALBANIA E INDONESIA

http://salamancartvaldia.es/not/158228/versos-anibal-nunez-llegaran-lectores-pakistan-albania-indonesia/

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Carlos Negro: ‘As revolucións poden comezar polos detalles máis pequenos’ – Praza Pública

Origen: Carlos Negro: ‘As revolucións poden comezar polos detalles máis pequenos’ – Praza Pública

 

Carlos Negro: “As revolucións poden comezar polos detalles máis pequenos”

Montse DopicoMontse Dopico

Carlos Negro continúa o camiño andado en Penúltimas tendencias no seu novo libro, Masculino singular. Unha revisión do concepto tradicional de masculinidade, mais desta volta máis centrada no persoal. Falamos con el sobre esta obra e sobre Tundra, o poemario aínda inédito co que gañou o premio Fiz Vergara.

O libro está dedicado ao teu tío Ramón. Por que?

As revolucións poden empezar polos detalles máis pequenos… Eu preguntábame cal fora o meu primeiro flash, o meu primeiro recordo relacionado co que despois sería o proceso de revisión da masculinidade tradicional no que estou. Nas festas familiares estaba naturalizado que os homes saísen tomar o vermú e as mulleres quedasen na casa cociñando e despois se levantasen para fregar. Unha vez, o meu tío Ramón colleu un mandilón de flores, apartou a miña nai e a outras mulleres e púxose a fregar os pratos. É unha imaxe que me quedou, e que dalgunha maneira deu orixe a este libro…

No teu libro anterior, Penúltimas tendencias, facías unha crítica dos roles de xénero impostos polo patriarcado… Cal é a relación entre Masculino singular e as túas obras anteriores, nese sentido?

En Penúltimas tendencias falaba dos roles, dos estereotipos, do amor romántico… Masculino singular é un libro máis persoal. A metáfora que o explica é o afeitado, como un momento de introspección no que, diante do espello, penso o que significa ser home, que tipo de home me educaron para ser, que tipo de home son e me gustaría ser, cales son as miñas contradicións sobre iso…

“Ademais da indagación autobiográfica, tamén hai algo de reflexión teórica a partir de lecturas”

O libro comeza así, e é como unha reflexión sobre as distintas etapas da miña masculinidade. É algo que non só trato de revisar en min mesmo: que tamén observo, e vexo que hai xente que evolucionou máis e menos… Despois, ademais da indagación autobiográfica, tamén hai algo de reflexión teórica a partir de lecturas, de cursos de igualdade, do meu labor docente… Mais si hai relación co libro anterior no sentido que dicías: a crítica das herdanzas culturais en relación cos roles de xénero e a esperanza na posibilidade de cambio, de que poidamos evolucionar cara un modelo de masculinidade non baseado nunha posición dominante.

Xa o di o primeiro poema, que queres ser “un heterosexual non agresivo para o seu contorno afectivo”.

Esa parte é como unha autopoética, un autorretrato, unha declaración de principios. A estrutura está tomada de Peter Handke, dun texto que trataba outro tema, pero que tiña unha estrutura moi sistemática que me pareceu axeitada para contar o que eu quería dicir.

Despois dese poema vén a “poética das técnicas de afeitado”, da que falabamos antes. Logo Just for men… Podes explicar o resto da estrutura?

Como dicía antes, é un libro no que falo de min mesmo, no que non poño tantas máscaras. Despois desa primeira parte das técnicas de afeitado, que actúa de autopoética exploratoria da identidadea, veñen as Pinturas rupestres, onde poño en cuestión a masculinidade tradicional a través da parodia, o humor, a crítica directa… A idea aquí é mostrar as trampas da linguaxe, esa semántica de lixo do machismo que está tan naturalizada.

“Quería mostrar as trampas da linguaxe, esa semántica de lixo do machismo que está tan naturalizada”

Un exemplo é o poema no que aparece un cartel que pon: “Clube A Raposeira”, “Aparcadoiro”, cunha frecha. Non o inventei: vino, e estaba así, en galego. Era semanticamente tan violento, tan agresivo, que que ía engadir eu… Só lle puxen un título, Normalización lingüística, “estrada Santiago-Padrón”. Cando o vin, preguntábame como se lle ocorrería ao dono ese nome…

Outro exemplo disto é Tratado de anatomía para mercados de carne, na que mesturo a linguaxe dos produtos dunha carnicería coa dos anuncios de prostitución, que tamén despezan os corpos das mulleres como se fosen carne. Traballo, así, con esa chatarra, esa semántica sucia e violenta, e tan naturalizada, do machismo. Dentro desta parte hai tamén poemas que tratan a violencia non só simbólica, senón física e de todos os tipos: a violencia de xénero. Son poemas máis de denuncia, nos que non cabe un recurso moi presente no libro e que a min paréceme moi importante na miña poesía, que é o humor. Outro aspecto moi presente neste libro é o diálogo intertextual e literario.

Con María Xosé Queizán, por exemplo.

Con María Xosé Queizán, Ana Romaní, Rosalía, con Ferrín… Como en “Sen pólvora e cun ramo de magnolias”, que di: “Algúns reclaman a liberdade pró meu pobo”./ “Eu, en troques, esixo a tenrura pró meu sexo”.

Ao ir avanzando, o libro vai camiñando no sentido de ofrecer interrogantes sobre a onde imos, que clase de homes queremos ser, de que maneira podemos ser homes feministas e superar as limitacións impostas polos mitos do dominio, o poder, o sangue, a violación… O mito pondaliano do home como sexo forte e a muller como sexo débil ao que dominar.

“O libro vai camiñando no sentido de ofrecer interrogantes sobre a onde imos, que clase de homes queremos ser”

Con ese tipo de estereotipos e a súa relación coa historia da nosa literatura tamén se relaciona, por exemplo, o poema Fráxil & Femíneo & Delicado, que di: The new fragance for men/ By Boss e Xenerosos. É un xogo humorístico, claro, que conecta con iso. Despois desa parte veñen os Puntos de fuga, no que as categorías dilúense, o sentido último da masculinidade faise máis plural e menos prepotente…. , e os poemas falan do que podemos chegar a ser, do que queremos ser, se incorporamos o feminismo á nosa vida, non só a nivel de discurso, senón nos nosos comportamentos do día a día, tentando superar as nosas contradicións.

Tamén sae o tema da paternidade…

Si, despois vén Materia estelar, que parte dunha experiencia tan brutal como é a paternidade, que tamén che fai preguntarte que modelo de home estás a ser, que tipo de roles de xénero estás a transmitir… E de aí á ultima parte, Saída de emerxencia, na que me pregunto se valeu de algo, se mudou a miña visión do mundo… Pregúntome se se moveu, polo menos un milímetro, a situación de partida, se cambiou algo… Deixo, así, preguntas abertas. En calquera caso, alterar a masculinidade supón alterar os marcos da linguaxe, camiñar cara un código liberado da gramática do machismo, dese sufixo masculino como marca universal…

Para min é, sobre todo, un libro de intervención, de poesía social, de poesía política. E entendo que, ao mergullarme nesa linguaxe de lixo do machismo, do puticlub, da pornografía… podo acabar contaminado por esa mesma linguaxe. Pode que non consiga transcender esa linguaxe, e que o libro quede aí, que non vaia máis alá no tempo… Pero eu asumo ese risco, esa batalla.

En Cadernos Rubio o pai non berra, nin pega, nin fere…

É un pouco a tradición cultural, a evolución da mesma, a través da memoria dos Cadernos Rubio. Lembrando esas frases que nos mandaban escribir. Nas que Pedro conducía un camión e María fregaba e cosía na casa.

Falabas antes de intertextualidade. É habitual que ás poetas novas lles pregunten polas súas influencias. Mais se cadra pasou ao revés: sempre hai un intercambio, e ademais aquí non habería poemarios coma o teu -ou coma parte das obras dos 90 e máis alá da chamada xeración dos 80-, sen a obra das tamén chamadas “poetas dos 90”. Entre outras.

Claro, se eu non me situase ante as miñas contradicións, e se non tivese lecturas sobre o feminismo, se non coñecese a obra de María Xosé Queizán, de Xohana Torres, de Rosalía, de Ana Romaní, de Xela Arias, de Lupe Gómez, de Olga Novo… non habería Masculino singular. Non son só as poetas dos 90. Claro que teño unha débeda aí. Hai un conglomerado de voces poéticas de mulleres moi forte, que cambiou a nosa forma de ver a linguaxe, a relación co corpo, coa identidade…

“Eu só poño o foco no que me parece que estaba pouco tratado na literatura galega contemporánea”

Se cadra agora xa estamos noutra etapa, con xente máis nova que tamén mudará a nosa maneira de escribir.  Como dicía antes, hai moito diálogo, con outros textos, con elementos da nosa cultura… Eu só poño o foco no que me parece que estaba pouco tratado na literatura galega contemporánea, que é como desaprender a masculinidade tradicional dominante.

Se pensamos en literatura feminista en Galicia, non saen moitos nomes -e menos de homes- se a identificamos con autores e autoras que se definen como feministas. Pero son moitas máis se analizamos os textos…

É que a situación ideal sería que non fosen necesarios os epítetos, que o feminismo estivese interiorizado, incorporado ao que escribimos, en todos os aspectos: a linguaxe, a estrutura, os roles dos personaxes… Despois tamén é certo que, cando te preguntas por autoras feministas moi conscientes e moi marcadas, tamén te cuestionas se son aceptadas fóra do ámbito intelectual no que o feminismo é asumido como algo imprescindible. É un risco, supoño, con toda literatura de intervención.

E despois hai outra cousa, e nisto falo como lector, que é que a min non me gusta que me vendan ideoloxía, quero dicir, non me gusta que me tenten convencer de algo a través da literatura de ficción. Penso que non se debe ser demasiado explícito, que se debe manter un pouco de distancia. Claro que tamén os textos que se pretenden inocuos son ideolóxicos…

Se cadra aí pasou algo, que é que, durante un tempo, facer literatura de reivindicación nacional foi case coma unha obriga. Mais pasado ese tempo, se cadra tamén hai un exceso no intento de desmarcarse diso. Como se a poesía non fose parte da sociedade e, por tanto, da política. Como se fose só unha sorte de técnica. Por iso se cadra lles din a algunhas autoras feministas que fan “ideoloxía”.

Sorpréndeme iso, mais o que eu quería dicir é que non pode deixar de estar a estética, non pode desaparecer o texto literario en favor da ideoloxía persoal de cada un. Non pode haber un desequilibrio entre o discurso, o razoamento, a parafernalia intelectual, e a calidade do poema, que non pode quedar afogado, no aspecto estético. O meu é un libro político, claro. E hai moitas maneiras de facer libros políticos. Tamén Cunqueiro facía literatura política, ou o que facía podía lerse como literatura política, facendo o que facía, en galego, naquel tempo. Pero ese é un debate que vai existir sempre.

“Non pode desaparecer o texto literario en favor da ideoloxía”

En canto á forma na que está escrito, hai poesía visual, caligramas… Non é unha novidade na literatura, pero reforza o que queres dicir…

Non me considero un innovador tampouco niso, pero aproveito o que mellor me parece para que a expresión gañe forza. A semántica patriarcal éntranos a través da publicidade, das pantallas… E eu quixen xogar coas mesmas armas, coa linguaxe da publicidade, dos medios… Aí tamén son debedor: neste caso, da Corporación Semiótica Galega, de Calros Solla, supoño que do espírito irreverente de Ronseltz…

“Eu sei que asumo o risco de non dar superado os tópicos que combato”

Utilizo os códigos da publicidade, do mundo da imaxe… non por afán vangardista, senón porque me acaían ben para o que quería facer. As retóricas máis tradicionais serían menos efectivas neste caso. Mais insisto no dito: eu sei que asumo o risco de non dar superado os tópicos que combato, que quizais non digo máis do que se pode esperar que ía dicir sobre a masculinidade… Pero xogo a ese xogo, e xogo ata o final. Ademais, xogar con ese tipo de linguaxe, igual que falar dos estereotipos dunha forma tan clara e, se cadra, previsible, como en Toy Story, funciona ben cando levo o libro aos institutos.

E dun xeito ben directo. Apelando ás masculinidades mal entendidas. Coma en Just for men.

O reto aí é como acosar o acosador, cunha batería de preguntas. Porque é un ser violento que pasa, socialmente, por normal, porque, igual que cando saen moitas noticias sobre asasinatos de mulleres, din dos maltratadores que son xente normal, porque claro, non están tolos, teñen familia, saudaban… A idea é ametrallar o home con preguntas para sacar o monstro que leva dentro.

Gañaches o Fiz Vergara con Tundra. Un poemario moi diferente a Masculino singular. O verso funciona, se cadra, mellor. Ten máis forza…

Son dous libros moi diferentes, escritos tamén en momentos distintos. Pasaron uns catro ou cinco anos entre un e outro. Cando escribín Tundra quedara canso da poesía de intervención, tras mergullarme, como explicaba antes, na linguaxe dos mass-media, da publicidade… para escribir Masculino singular. Así, despois da poesía social, veu Tundra, que é unha viaxe de indagación interna. E iso esixíame reformular toda a linguaxe do poema. Xa non me valía coa de Masculino singular, nin coa de Penúltimas tendencias nin coa de Makinaria.

“Despois da poesía social veu Tundra, que é unha viaxe de indagación interna”

É difícil recoñecerte enTundra, de feito. Seguramente os membros do xurado nin sospeitaban que podías ser ti.

Si, e para min é un eloxio que non se me recoñecese. Custoume moito traballo, foi un proceso moi longo, de reescribir, atopar a linguaxe… É un libro no que tentei quedar só co esencial. Eu definiríao como un libro romántico, ademais. Busquei o límite da palabra, da expresión, nunha viaxe cara un lugar exótico, unha aventura que leva ao amor, en relación cos límites da linguaxe e coa supervivencia.

“Busquei o límite da palabra, da expresión, nunha viaxe cara un lugar exótico”

É como unha loita cos límites do que se pode dicir, ata quedar mudo. Unha viaxe a un territorio despoxado de signos humanos, onde o último que queda é unha faísca que se chama amor, entendido non nun sentido cursi, senón como unha mochila para a supervivencia. É, así, como unha ascensión á montaña, ao inexpresable, ao sublime, que tamén é un concepto romántico… Escribir este libro foi para min unha experiencia vital, lingüística, literaria, renovadora, un punto e aparte, algo diferente ao que levaba escrito ata agora. Penso que é o meu libro máis depurado, máis maduro.

Estou de acordo. Ten ademais algo de volta á orixe, ao prelingüístico.

Si, ao prelingüístico, no sentido do puro, do paraíso perdido…. O lugar do inexpresable, libre do paso do tempo, da corrupción da palabra. De todas maneiras, todo isto son reflexións que fago a posteriori. Cando empecei foi como unha exploración a cegas. Non sabía que ía escribir un libro romántico.

A tundra é Siberia, e é a serra do Candán…

A paisaxe da serra do Candán forma parte da memoria da miña infancia. Era o que viamos meu irmán Álvaro -que o reflectiu na pintura- e eu ao erguernos pola mañá. Era onde primeiro viamos a neve cando enfriaba o tempo… É parte da memoria íntima da miña infancia. E o libro é unha viaxe á montaña que, -non sei como soará isto-, ten algo de ascensión mística, cara ao polo norte, cara a ausencia de civilización, cara a orixe das cousas, o anterior á palabra. É un pouco, como diciamos, como as viaxes de exploración do XIX. Unha viaxe romántica sen mapa.

E o desexo? Que tamén está en Masculino singular.

É un libro, tamén, sobre o amor e os límites do amor. Un preguntarse sobre a esencia do amor nunha contorna hostil, desprovista do social. Un levar o amor, e o desexo, ao máis puro, ao límite, aceptando a parte instintiva do amor, máis alá das convencións. Un amor máis alá do desexo, relacionado, como diciamos antes, coa supervivencia nun lugar hostil. Unha forza telúrica, máis alá da racionalidade. Coma un refuxio de montaña no que pasar a noite. Un último recurso que che permite seguir vivo.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario