>www.tepatoken.com, revista de Arte, Historia, Fotografía, Cómic, Literatura y más

>

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes[“@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1”].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

www.tepatoken.com, revista de Arte, Historia, Fotografía, Cómic, Literatura y más

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes[“@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1”].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

Literatura en Tepatoken

Notas al pie de página
por Juan F. Molinera

1
El agua repiquetea,
vacilante, exhausto,
sombra alargada del rostro,
difusa,
La calle y el coche centellea,
ya no soy hombre,
respirar,
soy el trueno que llega,
lloverá,
y el alma que se lo lleva.
1998.
2

¿Quién me halagará con su presencia?
¿quién llorará mi perdida?
Será el viento pasajero,
o la lluvia insulsa
con si caída de desdén
o las lagrimas de algún desamor,

Será el tiempo
el que me cubra de polvo,
me resuma a un epitafio.

Será la historia
la que me impida salir
y la vida que me dejó aquí.

Donde estarás tú
que ahora ríes,
a donde habrán ido las risas,
quizás allí,
de donde
procede el olvido.

Pasa el tiempo,
segundo, minuto, hora, …
Ya ha llegado.
Silencio.
1998.

3

Hace frío,
el viento que arrastra animas
lagrimas de poeta caen
sobre asfalto verde,
es Otoño,
y tengo frío.
1998.

4

La presencia (fugaz) del metro,
resaca (ojerosa) de lluvia,
ciudad (anciana) en que vivo,
calendario (oblicuo) de ayer,
negro paso de la vida,
le pedí que no existiera,
que no caminase
aquella tarde de lluvia
en que se heló, …
…que sé yo, mí,
su,
sin corazón.
1998.

5

Mar rojo de aplausos
ángulos, dispares direcciones,
insípida brisa
que seca mi saliva,
un movimiento –vítores-
lento, -sonrisa-
un hecho
-una mueca-
mar rojo, (de espanto)
una recta, única dirección
sabrosa brisa,
¡¡Hoy creo en Dios¡¡

6

Piedra de formas
cuadrada,
redonda
mil y unas
pero siempre está,
escondida,
ofrecida,
como la costa,
oscilante y presente.
1998.

7

¿Qué quedará cuando ya no estés?
que aire rodará por las nubes
-el viento chocará-
los rostros neutros de todo,
hacia el sucio arenal del mar
llevando las almas hacia las olas
onduladas como ropa vieja
manchada de lodo,
grises mañanas,
sentimientos de pesar,
una vida añeja.

1999.

8

El tiempo es un tirano,
un embaucador, un tormento,
un río de mierda que estremece
el único que dice
si estamos o no estamos,
el que arrastra, el que conduce
absorbedor del espacio
tobogán de la vida
lugar donde lloro,
habitación sin puertas
y sin persianas,
lugar con luz de amanecer
recicladora
asesino, juez y verdugo,
tiempo, profeta,
cárcel,
luz de atardecer.

1999.
Pd. Un instante. De nuevo, otro.

9

10

Viento humilde afronta fuerte
en el cielo de lo azul,
un camino triste voltea (y siente)
tardes de mañana,
mañanas de la noche, un largo
sendero de pasión,
un corto trazo
de silencio
un corazón,
pero por ahora…
¿oyen?, calla,
Silencio.
1999.

11

Formas irregulares,
aluden a una forma
a un bello lienzo
de hojas secas,
de cálidos tonos ocres,

se conforman,

trasciendo el viento
en el rostro y los
labios cortados por
el frío,
eso es algo lleno

¿o vacío?

dos colores juzgan
una nada actúa.
1999.

12

El mar se agitó bruscamente
durante la noche,
el alba amansó los truenos
del recuerdo,
fervientemente buscó la calma
sudorosa, del invierno,
en una ola desatada de años.

La paz brillaba en el azul cielo
de la calma,
todo atrás,
ya nada brama.

Pero el atardecer invoca a nuevos fantasmas,
a esa hora, a ese momento
en que el café está caliente
y el sueño galopa en el corazón,
a esa hora, a este valiente..

Un guiño de un Dios irónico,
un espíritu burlón cuyas
carcajadas resuenan
en las gradas de la memoria,

La tempestad vuelve a levantar
olas de tristeza,
es una broma pesada,
una idea bastarda o
la fijeza
de una estaca elevada
en el fondo del placer.

Es el mar, la paz, el atardecer,
un guiño, una estaca, una esperanza …

finales del ´99.

_uacct = “UA-839970-1″; urchinTracker(); // código para incrementar los page reviews por SoloTuWeb.com var V=”ID=1221&color=FFFFFF”; V+=”&dir=”+escape(window.document.URL); document.write(” “) http://www.solotuweb.com/servicios/pagev.asp?ID=1221&color=FFFFFF&dir=http%3A//www.tepatoken.com/literatura/notas.htm

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s