>con nosotros PACO PESTANA

>

ATLANTICA :: Centro de Arte y Exposiciones – La Coruña :: Exposición Actual

“Como Cornelio Agrippa, soy dios, soy héroe,
soy filósofo, soy demonio y soy mundo,
lo cual es una fatigosa manera de decir que no soy”
Borges ( El inmortal)

Paco Cartaphilus Pestana

En el campo de la creación es difícil poner cerco a la obra de algunos artistas, podríamos caer en la trampa de teorizar reduciendo la imaginación a dietas estilísticas o metabolizar un proceso plástico marcando sin piedad las horas, minutos y segundos de cada movimiento. Por este motivo, no resulta sencillo hablar de la obra de Paco Pestana, sin antes comprender que nuestra mirada tiene que liberarse de todos aquellos recursos a los que habitualmente echamos mano los que nos empeñamos en enjuiciar el arte.

En el relato borgiano, la única inmortal era la memoria que atravesaba a través de las palabras la historia del hombre. La memoria permanecía atrapada en el viejo manuscrito de Cartaphilus como habita en las piezas de Pestana, envolviendo cada recuerdo con objetos recuperados y maderas pigmentadas de colores y poemas. La memoria regresa, una y otra vez, a los tiempos de “pavor argentino a los espantapájaros” y a lugares en los que todavía imperaba el miedo a los lobos y las lechuzas taladraban los oídos; un tiempo y un lugar que el artista necesita reivindicar para no perder de todo la ingenuidad.

La realidad se ha vuelto demasiado cruel y desalmada, porque el mundo se ha transformado en una gran y “nefanda Ciudad de los Inmortales” donde los trogloditas campan a sus anchas diseñando guerras y atropellos. El hombre, el escultor, se evade por desiertos personales rastreando ríos perdidos, cercanos a una naturaleza varada en la niñez y los trae al presente para poder edificar su propia realidad, un cenáculo abierto a un animalario incontrolado de dragones en relieve, caracoles con sombrero, ranas engalanadas, pájaros con casco… los nuevos y antropomórficos Argos. Todo es posible en esta urbe de silencios, donde no existen atribulados argumentos que maticen esos encuentros con el dadaísmo o el surrealismo, ni hilos de unión con Dubuffet o Fautrier, ni siquiera falacias que describan la belleza o zalamerías que perturben la paz de un taller atiborrado de sueños, en el que Pestana, aun sin llegar a la admiración por Borges, se siente aprehendido por aquellas doctas palabras del argentino: “lo divino, lo terrible, lo incomprensible, es saberse inmortal”.

Pestana se sabe artista, poeta, filósofo de la vida, quizás también, dios, héroe, demonio y mundo; por eso se sabe mortal. Cada verso escrito, cada obra tallada o cada objeto descubierto viven comprometidos con el entorno de relaciones personales, con la naturaleza ultrajada, con la libertad, con lo íntimo apostado en los rincones familiares, con lo alejado que sucumbe a la muerte impuesta y con todo lo que se revuelve contra el imperio de unos pocos. Cada verso y cada obra es un canto a la sencillez, aunque sus piezas sean exuberantes, a la nobleza, aunque algunos de sus seres se vistan con armas, a
una existencia en la que el propio artista, sin ser “feo, católico y sentimental”, se disfraza de apolíneo, iconoclasta y romántico; es el último Cartaphilus que todavía no tiene móvil.

En esta última presentación en la galería Atlántica, persevera en sus batidas personales y emocionales, mostrándonos a sus hijos oníricos, permitiéndonos que compartamos su sarcasmo, su ironía, su humor y su humanidad. Henri Michaux, uno de los reverenciados por Pestana, dijo que “es difícil juzgar una ópera por el libreto y una canción por la letra. La letra no es más que un soporte”. Al espectador de esta exposición le aconsejaría que no se quedase sólo en la piel de estas piezas, que escudriñen hasta llegar al manuscrito plástico auténtico, el único que, con la memoria, acabará siendo inmortal.

Mercedes Rozas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a >con nosotros PACO PESTANA

  1. karlotti dijo:

    Reblogueó esto en poesia salvaxey comentado:

    Añade tus Paco Pestaña

    UN SAPO EN LA SOPA
    Paco Pestaña
    Escultor, poeta, polemista, showman,
    contador de historias, fabulador y filósofo de la vida
    Mentor Creativo del Master Internacional de Creatividad

    Antes de hacerse la luz ya tenía los ojos abiertos para comerme todas las palabras, rebanadas de gruesas palabras con miel y mantequilla, y me bebía la hiel entre adverbios y los acentos locos se subían como cometas comilones al tejado de las vocales y se me escapaban las esdrújulas escondiéndose detrás delos verbos atiborrados de colesterol y celulitis.

    Y se hizo la luz entre truenos y avemarías, y éstas eran unos jodidos amuletos pues no me sacaban el miedo al grito de muerte da la lechuza, al aullido de nieve del lobo con vientre de paja subido a los saúcos, un demonio con la lengua escarchada, con su tirabuzón sanguinolento, retorcido entre los dientes del Miedo… Y seguía abriendo la boca como un papón y las moscas aterrizaban ahí justito, jodiendo entre la lengua y el paladar, y se iban rehogadas entre vino tiento con azúcar y torrijas al fielato del estómago.

    Ya lo decía Mamá: Paquito, eres una cabra o ¿estás como ella? Ya que todo lo humano me era ajeno, ¿qué hacía yo en este mundo? pasar de contrabando y esperar que la Virgen María se apareciese la hora del Cola-Cao con una varita mágica que transformara la mierda en miel, el obscurantismo y la barbarie en un cuarteto de cuerda y que interpretaran media docena de seráficos serafines la “Yenka” o el “Amor a Popotito”. Pero el mundo seguía al revés y yo haciendo el pino para ver el mar de niebla a mis pies, con el cielo en el entrecejo.

    No quedaba otro remedio que ser sabio o gilipollas, un santo o un mamón, y tiré por la trocha del medio, por el sendero del miércoles, con cien fanegas de gordas y zorras palabras que se encoñaban como perras en celo y yo loquito por ponerlas en formación casando al archimandita de Tombuctú por una ramera de la Costa de la Muerte… Y la Virgen María no acababa de aparecer a caballo del dragón y de ganchete con el Arcángel san Gabriel. Por eso dejé la casa del padre y me puse a cazar sabandijas con el tirachinas de celofán y le di un chinazo en el ojo de cristal a una de las hijas de Bellas Artes y la tumbé patas arriba. Derribé sus puertas, esparcí la lumbre y cuando estaba deshonrada, ultrajada, medio muerta y muy jodida, dinamité los cimientos de su morada, borré la partida de nacimiento y como dios manda y porque me dio la gana le di por culo… a ella, a la ESCULTURA. Y en esos días de ceniza y chaparrones como hostiazos, crecen mis sueños en una madriguera sin pesebre y falta el niño, la mula y el buey, pero yo estoy haciendo de Rey Mago porque tengo en la frente la estrella de Oriente. Por eso, en esta hora de fea triste realidad, yo quiero ser ese cuentista que os rescate del mal rollo de la seriedad poniéndoos la dinamita bajo el trasero mientras espero en esta primavera ver reventar al Cucopensamientos aquí… (opcional)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s