>Prólogo al último libro de Koldo Camp…

>Hablando de palabras, con palabras, hablando del poema, de los poemas ese organismo donde la palabra se restaura y renueva, donde crece y esponja, donde la raida y deshilachada palabra, se vuelve como el primer dia, cuando en los lugares donde la vida es usada entre frutas y cantaros, entre sueños y mentiras, enfados, amores, proclamas, compras y ventas, perdidas y holas, adioses y mimos.
Dejo hablar a Santiago Alba:


Prólogo al último libro de Koldo Campos Sagaseta
Prólogo al último libro de Koldo Campos Sagaseta
El ladrillo y las estrellas El ladrillo y las estrellas

Santiago Alba Rico 

Prologuito al libro “Cronopiando en verso… Prologuito el libro "Cronopiando en verso … y otras vainas”, de Koldo Campos Sagaseta. y otras vainas ", de Koldo Campos Sagaseta. Editorial Tiempo de Cerezas Editorial Tiempo de Cerezas

Una gran ilusión intimista preside nuestra relación con el lenguaje. Una gran ilusión intimista PRESIDENCIA nuestra relación con el lenguaje. Cuando uno va a levantar una pared, sale a la calle a buscar ladrillos; y si uno quiere construir una mesa, va al bosque a buscar madera. Cuando uno va a levantar una pared, sale a la calle a buscar ladrillos: y si uno quiere construir una mesa, va al bosque a buscar madera. Cuando uno quiere redactar una declaración de amor o un poema o sencillamente una petición administrativa, busca en cambio dentro de sí las palabras más adecuadas, por lo que acabamos deduciendo que el lenguaje, al contrario que los ladrillos y la madera, define un fenómeno abstracto y subjetivo. Cuando uno quiere redactar una declaración de amor o un poema o sencillamente una petición administrativa, busca en cambio Dentro de sí las palabras más adecuadas, por lo que acabamos deduciendo que el lenguaje, al contrario que los ladrillos y la madera, define un fenómeno abstracto y subjetiva. Nada más lejos de la verdad. Nada más lejos de la verdad. Buscamos en nuestro interior, sí, pero lo que encontramos dentro de nosotros es precisamente el bosque y la ciudad dentro de las cuales vivimos. Buscamos en nuestro interior, sí, pero lo que encontramos Dentro de nosotros se precisamente el bosque y la ciudad Dentro de las cuales vivimos. Escribimos nuestras declaraciones de amor, nuestros poemas, nuestros informes con la madera de un bosque comunal, con los ladrillos de un horno público y basta excavar un poco debajo de la piel para encontrar relaciones sedimentadas, luchas de sentido ya establecidas, la misma cartografía verbal que en mi enemigo. Escribimos Nuestras declaraciones de amor, nuestros poemas, nuestros comentarios con la madera de un bosque comunal, con los ladrillos de un horno público y basta excavar un poco debajo de la piel para encontrar relaciones sedimentadas, luchas de sentido ya establecidas, la misma cartografía verbal que en mí enemigo. Por eso es posible pelearse; por eso es posible ponerse de acuerdo. Por eso es posible pelearse; por eso es posible ponerse de Acuerdo. Por eso es posible imponer a todo el mundo hallazgos, innovaciones, novedades: porque las palabras se parecen más a ladrillos que a secreciones oa vapores y las sacamos de una inexplorada intimidad común, de un enorme yacimiento de convenciones colectivas. Por eso es posible imponente a todo el mundo hallazgos, innovaciones, novedades: porque las palabras se parecia más a ladrillos que en secreciones o vapor y las sacamos de una inexplorada intimidad común, de un enorme yacimiento de convenciones colectivas.

Otra ilusión es la de que las palabras tienen forma y contenido. Otra ilusión es la de que las palabras Tienen forma y contenido. Es verdad que las palabras suenan , pero eso sólo demuestra precisamente que son cuerpos: también el viento y las nueces y los platos rotos suenan . Es verdad que las palabras suenan, pero eso sólo demuestra precisamente que son cuerpos: també el viento y las nueces y los platos rotos suenan. Si pudiésemos separar en ellas la forma del contenido, como las espinas de un pescado, entonces podríamos aún abrigar alguna esperanza de escapar del sentido, de dejarlo atrás, de alcanzar un punto de alivio o descanso de todos los sentidos. Si pudiésemos separar en ellas la forma del contenido, como las espinas de un pescado, Entonces podriamos Aún abrigar alguna esperanza de escapar del sentido, de dejarlo atrás, de alcanzar un punto de alivio o descanso de todos los sentidos. Y sin embargo no hay ninguna forma hasta tal punto tan formal que no tenga un sentido (o varios), aunque resbalen fuera del diccionario o se rebelen, incluso morfológicamente, contra todas las matrices posibles de sentido. Y sin embargo no hay ninguna forma hasta tal punto tan formal que no tenga un sentido (o varios), aunque Resbala fuera del diccionario o se rebelan, inclusive morfológicamente, contra todas las matrices posibles de sentido. “Mariposa” tiene sentido, pero también lo tiene “parisoma”, porque le rompe las alas a todas las mariposas; y hasta “coñustar”, un verbo que me acabo de inventar y que -más allá de su inasible significado- tiene el sentido de declarar la propia repulsa por la comunicación. "Mariposa" tiene sentido, pero també lo tiene "parisoma", porque le rompe las alas a todas las mariposas; y hasta "coñustar", un verbo que me acabo de inventar y que-más allá de su inasible significación-tiene el sentido de declarar la propia repulsa por la comunicación. El contenido de un ladrillo -su función, su eficacia- es el ladrillo mismo. El contenido de un ladrillo-su función, su eficacia-es el ladrillo mismo. Los ladrillos y los sentidos hacen ruido. Los ladrillos y los sentidos HACEN ruido.

Un poema, por tanto, no es un sentimiento vago sino un artefacto físico cuya fisicidad misma, constrictora y constructiva a un tiempo, es ya portadora de sentido. Un poema, por tanto, no es un sentimiento vago sino un Artefacto físico cuya fisicidad misma, constrictor y constructiva a un tiempo, es ya portadora de sentido. Antes de Rimbaud, era la rima la que ataba el sentido a los sentidos, la que enmarcaba el carácter artefacto del objeto poético. Antes de Rimbaud, era la rima la que Ataba el sentido a los sentidos, la que enmarcaba el carácter artefactos del Objeto poético. Después de Rimbaud -digamos provocativamente- la fisicidad del poema se traslada a los espacios blancos que limitan los versos libres. Después de Rimbaud-digamos provocativamente-la fisicidad del poema se traslada a los espacios blancos que limitans los versos libres. Podríamos convertir el arranque de la Política de Aristóteles en un poema de calidad mediana, casi emocionante, cortando sus frases por la mitad: Podriamos convertir el arranque de la Política de Aristóteles en un poema de calidad mediana, casi emocionante, cortando sus frases por la mitad:

Vemos que toda ciudad Vemos que toda ciudad

es una comunidad es una comunidad

y que toda comunidad y que toda comunidad

está constituida está constituida

en vista de algún bien en vista de algún bien

porque los hombres porque los hombres

siempre actúan mirando siempre actúan mirando

a lo que les parece bueno a lo que las parece bueno

Pero también sabemos, después de Aloysious Bertrand, que la fisicidad de un poema puede apretarse contra los márgenes y no ceñirse ni a asonancias ni a tabuladores horizontales, pero entonces debe ser corto y bien definido, como un cuerpo y no como un melanoma. Pero també sabemos, después de Aloysious Bertrand, que la fisicidad de un poema Puede apretarse contra los márgenes y no ceñirse ni a asonancias ni a tabuladoras horizontales, pero Entonces Debe ser corto y bien definición, como un cuerpo y no como un melanoma. En todo caso, asonantes o consonantes, en verso o en prosa, los poemas deben ser delimitados y físicos como un ladrillo. En todo caso, asonantes o consonantes, en verso o en prosa, los poemas Deben ser delimitados y físicos como un ladrillo. Porque los seres humanos estamos constituidos de tal manera -sobre todo bajo el capitalismo- que necesitamos de un ladrillazo para poder ver las estrellas. Porque los seres humanos estamos constituidos de tal manera-sobre todo bajo el capitalismo-que necesitamos de un ladrillazo para poder ver las estrellas.

A eso se dedica Koldo Campos Sagaseta desde hace mucho tiempo en todos los formatos poéticos posibles. A eso se dedica Koldo Campos Sagaseta desde hace mucho tiempo en todos los formatos poéticos posibles. Un gran poeta italiano explicó que un poeta es como un jugador de ajedrez, alguien que se ejercita en una práctica minoritaria ajustada a reglas muy severas en la que la intuición idiosincrásica abre curvas impensadas en el yacimiento común. Un gran poeta italiano explica que un poeta es como un jugador de ajedrez, alguien que se ejercitar en una práctica minoritaria ajustada a reglas muy severas en la que la intuición idiosincrásico abre curvas impensadas en el yacimiento común. Para marcar la fisicidad de su trabajo, el poeta ha sido comparado con un tejedor, con un joyero, con un artesano (y me gusta la imagen de Virgilio de la mamá osa que “da forma” a lametones a su osezno borroso recién nacido). Para marcar la fisicidad de su trabajo, el poeta ha sido comparación con un tejedor, con un Joyero, con un artesano (y me gusta la imagen de Virgilio de la mamá osa que "da forma" a lametones a su osezno borrosa recién nacido) . Pero a un poeta se le puede comparar también con un tenista que de pronto, de manera inesperada, en virtud de una especie de reflejo supletorio alcanza y devuelve una pelota que todos -espectadores y rivales- daban ya por perdida. Pero a un poeta se le Puede comparar també con un tenista que de pronto, de manera inesperada, en virtud de una especie de Reflejo supletorio alcanza y devuelve una pelota que todos-espectadores y rivales-Daban ya por perdida. ¿Y por qué no a un malabarista? ¿Y por qué no a un malabarista?

Koldo -lo llamaré así a secas en nombre de la amistad que nos une a fuerza de plagiarnos- es un poco tenista y un poco malabarista. Koldo ella llamas Así a secas en número de la amistad que nos une a fuerza de plagiarnos-es un poco tenista y un poco malabarista. En verso y en prosa, en soneto y en bolero, devuelve pelotas imposibles y lanza al aire, con agilidad asombrosa, cuatro, cinco, seis bolas que se cruzan sobre su cabeza, dibujando piruetas, sin caer jamás al suelo. En verso y en prosa, en Soneto y en bolero, devuelve pelotas imposibles y lanza al aire, con agilidad asombrosa, cuatro, cinco, seis bolas que se cruzan sobre su cabeza, Dibujando piruetas, sin caer jamás en el suelo. Pero Koldo no juega al tenis con pelotas ni hace malabarismos con bolas de trapo… Pero Koldo no juega al tenis con pelotas ni hace malabarismos con bolas de trapo … sino con bombas. sino con bombas. Todos lo hacemos. Todos lo hacemos. Las palabras son ladrillos; las palabras son bombas. Las palabras son ladrillos; las palabras son bombas. Todas las palabras estallan porque todas, incluso las que no lo hacen, dejan víctimas colaterales. Todas las palabras estallan porque todas, inclusive las que no lo hacen, dejan víctimas colaterales. La nada también estalla; la nada también hace ruido y por eso, en un mundo en el que no dejan de pasar cosas, casi siempre malas, casi siempre acusatorias para alguien, casi siempre peligrosas para todos, no hay que desdeñar el tenis ni los juegos malabares, no hay que despreciar la fisicidad de la poesía; pero sí hay que pedirle que nos proporcione ese tipo de placer -indisociable también de la intuición y el reflejo supletorio- que hace estallar todas las tapaderas. La nada també destajo; la nada també hace ruido y por eso, en un mundo en el que no dejan de pasar cosas, casi siempre malas, casi siempre acusatorias para alguien, casi siempre peligrosas para todos, no hay que desdeñar el tenis ni los juegos malabares, no hay que despreciar la fisicidad de la poesía; pero sí hay que pedirle que nos proporcione ese tipo de placer-indisociable també de la intuición y el Reflejo supletorio-que hace estallar todas las tapaderas.

Bajo el capitalismo hace falta que nos den un ladrillazo para ver las estrellas; para ver alguna luz, por pequeña que sea. Bajo el capitalismo hace falta que nos den un ladrillazo para ver las estrellas; para ver alguna luz, por pequeña que sea. Para ver incluso una piedra o una fresa. Para ver inclusive una piedra o una fresa. Por ese camino nos lleva, entre adoquinazos y achuchones, este libro de Koldo Por ese camino nos lleva, entre adoquinazos y achuchones, este libro de Koldo

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons , respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor Mediante una licencia de Creative Commons , respetando su libertad para publicarlas en otras fuentes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s