Manuel Jular, una vida de pintor y más de 20 años de humor gráfico

“Marx vale morir con honra que vivir con vilipendio”

Por ELOÍSA OTERO

Decía Miguel Mihura: “El humor es un capricho, un lujo, una pluma de perdiz que se pone uno en el sombrero, un modo de pasar el tiempo. El humor verdadero no se propone enseñar o corregir, porque no es esta su misión. Lo único que pretende el humor es que, por un instante, nos salgamos de nosotros mismos (…) El humor es verle la trampa a todo, darse cuenta de por dónde cojean las cosas, comprender que todo tiene un revés, que todas las cosas pueden ser de otra manera (…)”

Supongo que en este país todos los humoristas gráficos son hijos de La Codorniz, que desde 1941 y durante casi 40 años presumió de ser la revista más audaz para el lector más inteligente… y sobre todo de Hermano Lobo, aparecida en 1972 y mucho más moderna, ágil y adaptada a la realidad de la España tardofranquista. A partir de 1976 surgieron innumerables publicaciones y revistas y el destape se instaló entre nosotros. También el humor gráfico se abrió a nuevas experiencias sin censura, a nuevos retos.

Hasta ahora sabía de ellos, pero no conocía todos los registros de Jular en ese terreno: caricaturista, ilustrador gráfico, dibujante, chistólogo, viñetista, cartelista, comicotero… y no deja de sorprenderme. Aunque a mí el Jular que más me gusta es el que pinta cuadros capaces de abrir ventanas en las fronteras de los espacios que habitamos. Pero reconozco, no obstante, que hacer con gracia una viñeta o una tira sobre la falta de gracia de la realidad también es como abrir las ventanas en una habitación cargada.

Esta exposición muestra cómo durante más de 20 años Jular trabajó y se esforzó, malhumorado y con humor, en iluminar con ironía una realidad social y política siempre desapacibles para intentar arrebatarles una sonrisa cómplice: la sonrisa del lector.

Confieso que me he divertido leyendo los viejos titulares que sirvieron de base a las distintas tiras. Algunos son puro chiste: “El Gobierno Civil de Madrid decreta el cierre de todos los sex-shops, alegando que carecen de permiso gubernativo para la venta de productos ortopédicos”.

Otros son memoria de los disparates de la historia: “Jomeini prohíbe comer carne congelada (por considerarla impura)”. Hay titulares poéticos: “La noche, sucia, vigilada y sola”. Y los hay ciertamente extrapolables: “Ochenta y dos mil casos de rabia en Europa en cinco años” (al día de hoy, con la que está cayendo, creo que se podrían sustituir esos ochenta y dos mil casos por “millones” de casos).

Pero si cuando Jular se inició en el estrafalario oficio de hacer humor en los periódicos los tiempos estaban revueltos… hoy lo están mucho más. La realidad necesita como nunca que alguien le dé unas vueltas “para verle la trampa, para darse cuenta de por dónde cojean las cosas, para comprender que todo tiene un revés, que todas las cosas pueden ser de otra manera…”.

Y como cada humorista tiene sus personajes, que a veces pueden ser o no ser alter egos, a mí me gustan especialmente Cirilo Gómez y su amigo el gusanito:

—“¡Cirilo! ¿A dónde van los comunistas cuando se mueren?”

—“¡A la historia! (…por lo menos…) ¡A la historia! ¡Tronco!”

Pues sí, Jular: “Marx vale morir con honra que vivir con vilipendio”.

Gracias por la brisa… y por la risa 😉

© Viñeta de Jular.
© Viñeta de Jular.
© Viñeta de Jular.
© Viñeta de Jular.
Inauguración.

Tam-Tam Press

Cartel de la exposición de Jular. Cartel de la exposición de Jular.

El próximo viernes 28 de febrero, a las 19.30 horas, se inaugurará en el Museo de León la exposición “Humor –gráfico– en tiempos revueltos”, en la que el artista leonés Manuel Jular realiza un repaso por su trayectoria como dibujante, durante más de veinte años, para distintos periódicos como Proa, Mundo Obrero (PCE), Unidad Obrera y Cal viva (CCOO), Pueblo (gestionado por los sindicatos) y El Nuevo Lunes. Reproducimos aquí uno de los textos incluidos en el catálogo:

— — —

“Marx vale morir con honra que vivir con vilipendio”

Por ELOÍSA OTERO

Decía Miguel Mihura: “El humor es un capricho, un lujo, una pluma de perdiz que se pone uno en el sombrero, un modo de pasar el tiempo. El humor verdadero no se propone enseñar o corregir, porque no es esta su misión. Lo único que pretende el humor es…

Ver la entrada original 514 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s