Ocupación poética de la ciudad con “graffitis” que hablan y suenan

En este momento hay alrededor de 2.300 poemas repartidos por 23 países de todo el mundo, algunos de ellos situados en lugares tan dispares como el cementerio de la Almudena de Madrid, una base militar del estado de Virginia, la Bolsa de Wall Street, el Congreso de los Diputados, la plaza de Tiananmen o el estadio de fútbol de Maracaná. Todos ellos forman parte del proyecto Ocupacción poética, una iniciativa impulsada por los burgaleses Juan Carlos Ibáñez Angulo (que es el director del proyecto) y Carlos Contreras Elvira (que ejerce como coordinador literario) que permite escuchar poemas a través de un dispositivo móvil.

“Todo lo que quería hacer era unir dos conceptos que parecen muy distanciados, como son la poesía y las nuevas tecnologías. Con ello quería conseguir que la poesía pudiera estar en cualquier lugar y que pudiera llegar a espacios que no habían sido intervenidos artísticamente”, explica Juan Carlos, un ingeniero informático que en el año 2011 decidió estrenar esta iniciativa en el parque de los poetas de Burgos.

Poco a poco se irían sumando otras ciudades hasta alcanzar todas las capitales de España, listado al que más tarde se incorporaron decenas de localidades de otros países como es el caso de Ámsterdam, Belgrado, Berlín, Boston, Buenos Aires, Los Ángeles, México D.F. o Seattle. Después llegaron hasta pueblos como Nerja, Santillana del Mar, Aranda y Miranda de Ebro, hasta cementerios de ciudades como Madrid, Burgos o París, hasta algunos barrios (como es el caso del Gamonal en Burgos o el de la Rondilla de Valladolid), así como hasta otro tipo de escenarios, como polígonos industriales o aeropuertos.

Tal y como explica Juan Carlos, todos los poemas con los que han estado trabajando en todo este tiempo han sido cedidos por sus autores (por poner dos ejemplos, dentro de este proyecto han participado poetas como Ana Pérez Cañamares o J. M. Caballero Bonald). Una vez cedidos, éstos han sido grabados por diferentes músicos y actores, generando unos audiopoemas que después han sido geolocalizados y que pueden escucharse a través de un smartphone mediante la descarga de una aplicación gratuita de realidad aumentada llamada LAYAR.

Mapa con los lugares donde pueden escucharse los poemas geolocalizados en Valladolid.
Mapa con los lugares donde pueden escucharse los poemas geolocalizados en Valladolid.
En todo este tiempo, los impulsores de estas ocupacciones poéticas han colaborado con organizaciones y espacios como el Instituto Cervantes de Bremen o el Matadero de Madrid. En este último caso, esto les ha permitido intervenir en comercios, colegios o plazas de cinco barrios del distrito de Arganzuela así como llevar a cabo un proyecto para hacer “hablar” a los graffitis de un muralista llamado Belin. También han trabajado con la Universidad Complutense de Madrid, así como con el Centro Andaluz de las Letras, donde han podido realizar un mapa de sonidos poéticos sirviéndose de las voces de poetas andaluces contemporáneos.

Hace tres años estos burgaleses tuvieron la ocasión de llevar estas ocupacciones poéticas hasta diferentes zonas de Valladolid, como por ejemplo el barrio de Parquesol, la calle Mieses, La Antigua o el Paseo Arco de Ladrillo. En todos estos lugares pueden escucharse actualmente los versos de autores como Emily Dickinson, Alfonsina Storni, Manuel Acuña Pierre Louÿs, José Gutiérrez Román, Florbela Espanca, Marina Tsvetaeva, Francisco López Merino, Karin Boye o Carlos Contreras Elvira.

El 21 de marzo, aprovechando la celebración del Día Mundial de la Poesía, los encargados de este proyecto tienen la intención de realizar una nueva intervención en Burgos, iniciativa a la que tienen previsto sumar un nuevo reto: la realización de nuevas ocupacciones poéticas en EE.UU. y Alemania.

Tam-Tam Press

Los poemas pueden escucharse en ciudades como Ámsterdam, Belgrado, Berlín, Boston o Buenos Aires. Los poemas pueden escucharse en ciudades como Ámsterdam, Belgrado, Berlín, Boston o Buenos Aires.

Los burgaleses Juan Carlos Ibáñez Angulo y Carlos Contreras Elvira vienen impulsando desde hace tres años un proyecto que permite acercar la poesía a cualquier viandante provisto de un smartphone.

Por LAURA FRAILE
últimoCero.com

En este momento hay alrededor de 2.300 poemas repartidos por 23 países de todo el mundo, algunos de ellos situados en lugares tan dispares como el cementerio de la Almudena de Madrid, una base militar del estado de Virginia, la Bolsa de Wall Street, el Congreso de los Diputados, la plaza de Tiananmen o el estadio de fútbol de Maracaná. Todos ellos forman parte del proyecto Ocupacción poética, una iniciativa impulsada por los burgaleses Juan Carlos Ibáñez Angulo (que es el director del proyecto) y Carlos Contreras Elvira (que ejerce como coordinador literario) que permite escuchar poemas a través de un…

Ver la entrada original 492 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s