“Días de ruta” lleva a Vicente Muñoz al Bar Belmondo, en León

“Días de ruta” lleva a Vicente Muñoz al Bar Belmondo, en León.

El escritor, editor y poeta leonés Vicente Muñoz Álvarez presenta este sábado, 29 de marzo, a las nueve de la noche en el Bar Belmondo (León), su último libro de poemas, ‘Días de ruta’ (Ediciones Lupercalia), con portada de Julia D. Velázquez.

Por ELOÍSA OTERO

En una entrevista reciente con Manuel Cuenya en ileon.comVicente Muñoz confesaba que en realidad él escribe para ahuyentar sus fantasmas, y resumía en tres palabras su manera de entender el mundo: “Pura Vida & Libertad”.

Su nuevo libro tiene mucho de autobiográfico, y el título hace referencia al trabajo de viajante y vendedor de zapatos en el que se mueve desde hace ya muchos años. Y es que, aunque estudió para abogado, al final acabó ganándose la vida con el oficio que aprendió de su padre, una tarea que le exige dedicación exclusiva durante determinadas épocas del año. Aunque, en los periodos de descanso, entre campaña y campaña, se dedica de lleno a lo que más le gusta: escribir y editar.

“Me considero un hombre y escritor esponja, fetichista y mitómano hasta la médula, miro hacia atrás y veo todo lo que me ha arrebatado (que diría Iván Zulueta) reciclado e integrado en mí, en lo que soy, en lo que escribo y edito, desde mis muy queridas Historias de la cripta a Castaneda, de Dario Argento a Baudelaire, de Bukowski a los Ramones, de JK Huysmans a Tom Waits, de Spiderman a Céline, de Cesaria Evora a Rimbaud, de Thomas Bernhard a John Huston, de Parálisis permanente a Malcolm Lowry, de los Clash a los beatniks y de los quinquis a Blake…”. Así se defene Vícente Muñoz en el nuevo poemario que presenta en León, antes de meterse de lleno en la una nueva campaña de ventas.

: : Un texto de “Días de ruta”

ARDE BABILONIA

toda la noche dando vueltas
y vueltas en la cama
pensando en cómo salir de esta crisis

para los que no lo sepáis, además de escribir vendo zapatos, soy representante de calzado y la cosa, al menos en mi gremio, echa humo y está a punto de hundirse y arder… fábricas y tiendas que cierran, negativas continuas, jubilaciones anticipadas, traspasos, despidos e impagos… ser comercial en los tiempos que corren es poco menos que una quimera, una entelequia, pero aquí estoy, sustituyendo ordenador y pluma por duplicados y muestras, con el pelo rapado y el disfraz de hombre cuerdo preguntándome cuánto tiempo más podré resistir hasta que babilonia definiti•vamente reviente… nuestro mundo se pierde, nuestro esquema naufraga, nuestros ingresos descienden, nuestra autoestima flaquea… es lo que nos ha tocado vivir, nuestro presente, el estado de bienestar, a lo que el capitalismo ha llegado… toda la noche dando vueltas y vueltas en la cama pensando en cómo salir de esta crisis y toca ahora ponerse el disfraz y la máscara y fingir que todo fluye y encaja, aunque ninguna pieza encuentre acomodo ni espacio dentro de mí…

pienso en quemarlo todo
en desaparecer
en marcharme a la india
en emigrar

¿dónde está el camino de baldosas amarillas?

— — —

El escritor Gsús Bonilla escribe en las primeras páginas del libro:

“Valga mi prólogo como homenaje a un tío que se está dejando los huevos en la literatura de este país, desde hace casi dos décadas; embebido por los sumideros, reptando bajo cañerías, para desembocar en las depuradoras que nos devuelven las aguas puras de la literatura transparente. un autor al que le importan un carajo los réditos, los créditos y esas mierdas que tanto gustan a ciertos escribidores de orificios, espumarajos y vaselinas. alguien a quien respetar.

Habría de decir, antes de todo, o poner sobre aviso, que lo que sucederá en este libro desobediente, de ilímites y frontera, fuera de clasificaciones, es que su lectura podría dar la sensación de que nos va a situar ante un diario de sentimientos encontrados, más o menos organizados de algún modo; pero, como en el sortilegio de las nubes, hay lugar a otra interpretación. Yo digo: que este es un libro que va más allá del vómito.

Su autor, en él, nos revelará la monotonía como existencia; un planeta propio donde todo está previsto y ajustado, y en esa armonía la barbarie de la duda que te turba, el temor ante una situación frente a la cual el individuo se siente en peligro.

Aquí, Vicente, tiene pues, interés por liberarse de esos sentimientos amargos y la necesidad de buscar «nuevas alegrías» que le purifiquen:

¿Dónde está el camino de baldosas amarillas?

Por tanto, así lo entiendo yo, DÍAS DE RUTA más que un libro convencional, ya sea de poemas, prosa, etcétera, es un tratado para con la vida hoy, cuando el sistema capitalista se descompone como una oveja muerta a la orilla del arroyo, que además, quizá te sirva para aprender a ver el lado positivo de un todo. A mí, por ejemplo, me vale para universalizar el día a día, desde lo pequeño a lo infinito, donde memoria y crítica hacen del amor un ejemplo de fraternidad y compromiso:

La POESÍA, o aquello que a unos nos salva, y, supongo que en la misma proporción, destruye a otros tantos.”

Días de ruta. Vicente Múñoz Álvarez.

Vicente Muñoz Álvarez ha publicado un buen puñado de libros de poesía y narrativa, entre ellos ‘Monstruos y Prodigios’ (Premio Letras Jóvenes Castilla-León, en 1995); ‘El merodeador’, con ilustraciones de Toño Benavides; ‘Marginales’, ilustrado por Mik Baro; ‘Canciones de la gran deriva’, ‘Animales perdidos’…

Como ensayista, es autor de ‘El tiempo de los asesinos’ (Iralka, 1998) y ‘Cult Movies: Películas para llevarse al Infierno’, con pictogramas de Julia D Velázquez (Eutelequia, 2011). El cine es otra de sus grandes pasiones, y sus preferencias y recomendaciones van quedando anotadas también en su blog.

Como editor, coordina desde 1996, junto a Silvia D Chica, Alfonso Xen Rabanal y H. Valdez, el fanzine de relatos ilustrados, ‘Vinalia Trippers’, una de la revistas subterráneas con más solera de nuestro país.

Su obra poética y narrativa figura en diversas antologías: ‘Dos veces cuento’, ‘Poemas para cruzar el desierto’, ‘Voces del Extremo’, ‘Palabras Malditas’, ‘Perversiones’… Él mismo ha coordinado unas cuantas y curiosas antologías poéticas: ’23 Pandoras. Poesía alternativa española’, ‘Golpes. Ficciones de la crueldad social’ (con Eloy Fernández Porta), ‘Tripulantes. Nuevas aventuras de Vinalia Trippers’ (conDavid González), ‘Resaca/Hankover: Un homenaje a Charles Bukowski’ (con Patxi Irurzun), ‘Beatitud: Visiones de la Beat Generation’ (con Ignacio Escuín Borao) y ‘El descrédito. Viajes narrativos en torno a Louis-Ferdinand Céline’ (con el escritor leonés Julio César Álvarez).

: : Un poema de “Días de ruta”

y entretanto

ahora sí

comienzan
los días de ruta

los duros
y verdaderos

los de intentar
vender zapatos
y dejarme la piel
en la carretera

no creáis que todo
en la vida es poesía

quién pudiera

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s