Se Vende (la Memoria Electoral)

Origen: Se Vende (la Memoria Electoral)

Se Vende

(la Memoria Electoral)

Llegamos a unas elecciones en las que puede cambiar todo o nada. Llega el 20D tras una jornada de reflexión de ocho años y décadas de retroceso. Se nos ha dicho tras una pantalla de plasma que hemos (sobre) vivido por encima de nuestras posibilidades y que, este año sí, de verdad (salvo alguna cosa), salimos de la crisis. Desde sedes rehabilitadas con dinero negro proveniente de comisiones nos dicen que seamos fuertes, que notaremos la mejoría (en diferido) y no se sonrojan al comprar votos incluso con nuestro propio dinero. Juran sobre una Constitución a la que violan a su antojo, en la que el castellano “derecho a disfrutar de una vivienda” se subyuga al financiero alemán “Grundsatz der Haushaltsstabilität” [principio de estabilidad presupuestaria]. Hemos de comulgar con amenazas degulags y soviets tras rescatar bancos a fondo perdido mientras se echa a nuestros vecinos a la calle y se nos aprietan todos y cada uno de los tornillos de todas y cada una de nuestras articulaciones con la excusa de la productividad, que sólo nos lleva a un insostenible sistema de esclavos serviles y lamentablemente agradecidos. Un sistema diseñado para las entidades financieras en el que estar explotado se ha convertido en un privilegio.

Se suele decir que la memoria de un votante es de 6 meses. Cuando el 20D vayamos a las urnas seremos reponsables si no recordamos más allá y en nuestra papeleta no pesan los recortes de 10000000000 (sí, 10 mil millones) en educación y sanidad, las ayudas a mayores y discapacitados (con excepciones), el 35% de recortes en I+D, la subida del IVA, la de precio de la energía (también con excepciones), lossalarios públicos, las pensiones, reformas laborales, energéticas, los millones de emigrantes, los miles de muertos en nuestras fronteras, el voto rogado (robado), el 29% en riesgo de pobreza, 22% de parados

En “Se Vende (la Memoria Electoral)” viajamos junto al autor de las fotografías en la mutación de su visión de la política y nuestra sociedad a través de la realidad de los últimos años. A este viaje se unen dos poetas que destilan las imágenes en versos que te golpean como esa realidad. Esa que a unos les impide cumplir promesas electorales y, a otros, dar de comer a sus hijos.

La exposición de fotografía y poesía estará instalada en el Penicilino todo diciembre. El jueves 10 de diciembre a las 21:00 realizaremos una presentación con la lectura de los poemas. 15 fotografías con 14 poemas de las que aquí mostramos un extracto.

Faltan palabras nuevas para este tiempo mudo

Al hombre que fuimos
le crecieron todas las palabras
 
y el deber ineludible de ordenar el caos natural de las cosas.
 
Es la realidad
una palabra certera
que se propaga de boca en boca,
pero qué difícil 
recordar vivir
en un mundo indomable que se agranda.
 
Todos los acontecimientos ocurren a gran velocidad.
Todos los acontecimientos tienen que ser nombrados.
 
Oh, esta responsabilidad de contribuir,
esta búsqueda casi siempre amarga.
 
La vida es un transitar continuo por lo irreconocible.
 
¿Cuánto tiempo es necesario para que asome
en esta realidad cambiante
una nueva palabra?

Rodrigo Garrido Paniagua

El hombre de la plaza de Tiananmen

El hombre de la Plaza de Tiananmen
tan solo ocupaba el espacio libre de su cuerpo.
 
El gesto simple de la existencia,
sin sangre,
sin el dolor prolongado de las armas.
 
En cada uno de nosotros ha de vivir un indócil.
En cada uno de nosotros
la palabra,
el cariño a las flores,
el acto subversivo de estar presente.

¡Qué estupendo placer sin fin
escuchar tanto aliento inflamado!
 
Recorrer la distancia de la vida
con la euforia intacta del que avanza desnudo.
 
Poner a prueba el amor
que le tiene un gobernante a su pueblo.

Rodrigo Garrido Paniagua

El método Goebbels

Inocular el veneno en el momento justo.
Presentarlo como una reacción espontanea
y suministrar el miedo como antídoto.

Llevar a cabo un minucioso plan para acabar con la infección.
Iniciar una campaña para vacunar a todos los niños
y dejar que sean ellos mismos los que acaben con el virus.

Utilizar el asesinato de la palabra como coartada.

Antoine Lamarck

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s