VOCES DEL EXTREMO: 3 poemas de ANARQUISTA O NADA de CLAUDIO RODRÍGUEZ FER

Origen: VOCES DEL EXTREMO: 3 poemas de ANARQUISTA O NADA de CLAUDIO RODRÍGUEZ FER

3 poemas de ANARQUISTA O NADA de CLAUDIO RODRÍGUEZ FER




ANARQUISTAS

Extraños extranjeros

que viven y no se ven.

(De Viaxes a ti, Lugo, Augatinta, 2004)

 

NI DIOS NI AMO

cette parole de prophète,

je la revendique et vous souhaite

ni dieu ni maître

Léo Ferré, “Ni dieu ni maître”

La inmensidad siempre

sin dios ni amo.

El aire, la tierra, el mar,

sin dios ni amo.

El tigre de Bengala,

sin dios ni amo.

Las ideas, el libre pensamiento,

sin dios ni amo.

Proudhon, Bakunin, Kropotkin,

sin dios ni amo.

La pasión, el amor, el sexo,

sin dios ni amo.

Emma Goldman,

sin dios ni amo.

Vindicación proletaria,

sin dios ni amo.

Buenaventura Durruti,

sin dios ni amo.

Insumisión a la tiranía,

sin dios ni amo.

Salvador Puig-Antich,

sin dios ni amo.

Educación libertaria,

sin dios ni amo.

Ferrer i Guàrdia,

sin dios ni amo.

Liberación del individuo,

sin dios ni amo.

Ricardo Mella,

sin dios ni amo.

Respirar el aire libre hasta lo más hondo del fondo

sin dios ni amo.

Porque cuando el poder es el obstáculo,

anarquía.

Porque cuando el poder es el obstáculo para lograr la máxima expresión del orden,

anarquía.

Porque cuando el poder es el obstáculo para lograr la máxima expresión del orden existe una palabra:

anarquía.

Porque cuando el poder es el obstáculo para lograr la máxima expresión del orden existe una palabra sin dios ni amo:

anarquía.

Libertades, justicias,

sin dios ni amo…

Amores, deseos,

sin dios ni amo…

Poesía siempre solo

sin dios ni amo…

Y cuando la poesía se hace música,

anarquía.

Tiene un lagarto pintado,

anarquía.

No soy de aquí ni soy de allá,

anarquía.

Quiero verte danzar,

anarquía.

Toma un camino salvaje,

anarquía.

Libre te quiero, pero no mía,

anarquía.

Después de que yo haga ¡TILT! y esto haga ¡BOING!

anarquía.

Con su cara de Marilyn,

anarquía.

Oh nena, eres tan viciosa,

anarquía.

Y el lagarto mueve el rabo,

anarquía.

Porque te amo

sin dios ni amo.

La intensidad siempre

sin dios ni amo.

Sin dios ni amo

ni dios ni amo.

Ni dios ni amo,

ni diosa ni ama,

ni sucedáneos.

 

TE AMO, ANARQUISTA

En homenaje a las mujeres libertarias asesinadas en Galicia desde julio de 1936.

A Sebastiana Vitales Gascón, anarquista perseguida y exiliada.

A los historiadores Dionisio Pereira, Eliseo Fernández y Emilio Grandío Seoane.

Con asombro creían a veces

que existiría

la utopía libertaria

y a veces creían que no,

con más asombro todavía…

Era entonces la Galicia anarquista

unas cuantas viviendas obreras

como amapolas muy abiertas

en los barrios proletarios de las Atochas,

una choza clandestina en Cea

sobre las raíces del helecho dentabrón,

unas humildes moradas campesinas

con líquenes de Badiña o de Marselle,

donde no había mucho que comer,

pero tampoco poder.

Era la Galicia corsaria sin estado,

ni dios ni amo de dentro ni de fuera,

luz y vida por Elviña y por Monelos,

resplandores sobre el abismo por la Silva,

ateneos en los Castros y en las Quintas

despertares al final de las corveras,

resplandores más allá de la aurora sueva,

lecciones contra poder y servidumbre

libres de imaginar lo que se quiera,

libres para hacer lo que se piensa.

Porque no nos dejan cruzar los arroyos

cruzaremos los océanos, pensaban.

No pudo tener esperanza sin miedo

ni miedo sin esperanza María Bello Paz,

empacando pescado en el puerto de A Coruña

hasta la hora en que los poderes de julio

batieron resistencias de mujeres

como merluzas que leyesen a Spinoza

donde yo te amo anarquista o muerte.

Porque no nos dejan cruzar los ríos

cruzaremos los mares, está claro.

Así quizá pensaba Teresa Varela Calviño,

sindicando sardinas en el puerto de A Coruña

hasta ser baleada por el plomo de octubre,

la revolución en la cesta y la cesta en la cabeza

y el pescado despiezado, eviscerado y empacado

por las manos nunca inertes de la proletaria muerta,

pues en las fosas comunes anarquista te amo.

Porque no nos dejan cruzar en barco

cruzaremos en latas de sardinas.

Casas de María Otero y de Alicia Dorado,

refugios coruñeses de las Atochas,

Atocha Alta, Atocha Baja, Monte Alto,

atochas en las alpargatas abatidas a balazos,

viudas rojas de marineros sin mar,

presagios de panaderos sin pan,

abismos de albañiles sin andamios,

el pasado dulcemente sellado con estampilla

de caucho y tinta azul,

el presente huyendo clandestino,

el futuro purgado amargamente

y amargamente abortado con aguardiente alemán.

Morada de María de Allariz, Atocha Alta,

treinta y tres años y muerta con tres más,

sin contar niños heridos en la masacre,

cantando la Internacional a voz en grito

como quien entra en el infierno proclamando

utopías contra la angustia del fascismo.

Porque las crónicas no fueron escritas

con tinta, sino con el hilo de las costureras

y la verdad en la punta de una aguja.

Allí fue la última vez que se vivió la vida

iluminando la lucha con tanta libertad,

pues te amo y anarquista, última luz y puente.

Buhardilla de Alicia en Villa Rosalía,

Calle del Carmen y veinticinco años,

preguntó quizá Fournarakis a Acebedo,

poco antes de morir los dos a tiros:

– ¿Sabes que el nombre de tu compañera

significa la verdad en lengua griega?

– El nombre de la compañera significa la verdad

en todos los idiomas del mundo, contestó.

– Pues la verdad va a morir pronto,

terció Alicia, y los tres más otro

fenecieron acribillados ante la última verdad,

y te amo allí anarquista iluminando a los libres.

Se exterminan los sueños en el Portiño

como la niebla sin luces hacia los fondos.

Los cuerpos estrellados contra las rocas

en mares con resaca son rubíes.

La delación bivalva, la caza del crustáceo,

la tortura de la rata, la condena de la gaviota.

Percebes de los abismos en vanguardia,

mariscos proletarios en la gran nasa.

Del mono de los obreros ahogados

destiñó el azul del mar contra los cantiles.

Marineros sin chalanas ni botes,

pescadores sin pesqueros de esperanza.

Luego fusilamientos de las algas y las lapas,

sardinas empacadas en latas comunes.

Allí la supervivencia era solamente

llegar a la taberna de Chinta Canosa,

en la Moura, hasta beber la muerte.

Les cerraron la puerta de los océanos,

pero abrieron el Portiño a la libertad.

Redada al pie del premonitorio Matadero:

asalto a tiros infiltrándose por las espirales

sinuosas de la delación en las sombras.

Al fin torturados, paseados, fusilados,

Brazo y Cerebro, Espartaco, Nervio,

Sin Dios ni Patria, Ni Dios ni Fronteras,

portugueses del grupo Inadaptables,

Germinal, Ideal, Intransigentes,

CNT, FAI, ninguno de ellos creería nunca

que Durruti había muerto ya en el Ritz.

Así se perecía en la Coruña libertaria

desde 1936, fecha del último Medulio.

Porque no nos dejan cruzar la calle real

cruzaremos la ciudad imaginada.

Pilar Fernández Seijas, metalúrgica,

alambrera en la Empresa Vasco-Galaica

y quemada con tres más cual brasa viva

en una cabaña con tierra por pared

y techo de retama en Cea enramada,

y te amo anarquista y arde Arousa.

Porque no nos dejan cruzar el campo raso

cruzaremos los montes más en cumbre.

Josefa Barreiro de Trabanca, madre humilde,

limpiaba casas, laboraba la humilde tierra madre

en Badiña de Carril, ocultaba a un anarquista

en su mínima moradita inmensa

como campo comunal, y fue martirizada,

y te amo anarquista y a tu huérfana estirpe.

Porque no nos dejan cruzar libres la Tierra

cruzaremos libérrimos la Luna.

Carolina Regueiras, veinticuatro años,

natural de Bóveda de Amoeiro,

mujer de un libertario y enamorada,

supliciada en Ponte Irixa por la bestia

y tirada en Tamallancos por la estrada

y te amo anarquista hasta la cuneta.

Porque no nos dejan cruzar con su horror

cruzaremos solamente con amores.

María Becerra Laíño, estaño solidario,

ocultó en su vivienda de Marselle

a un minero anarquista de Lousame

y fue asesinada como la luz del carburo,

testigo del contrabando y del volframio,

y te amo anarquista mineral en bruto.

Porque no nos dejan cruzar las minas

cruzaremos las estrellas.

Dolores Blanco Montes, mal paseada,

la voz de las conserveras y atadoras del Morrazo,

vindicadora de Aldán, de Cangas y de Hío,

herida en el suplicio y huida por los montes

con un hijo asesinado, otro en exilio,

y te amo en la cárcel donde anarquista sufres.

Porque no nos dejan cruzar las carreteras

cruzaremos en Mogor los laberintos.

Nos ocultaron a las mujeres más libres

y, no obstante, lo habían sido hasta el fin.

Dicen que algunas murieron por amor

a los anarquistas que escondían,

lo que es morir también mujer y ácrata.

Las borraron de la historia y pese a todo

setenta años después hay quien las ama.

Sardinas para ellas y una libra de cerezas

rojas como su primavera libertaria

y para siempre te amo anarquista o nada.

(De Ámote vermella, Vigo, Xerais, 2009)


Claudio Rodríguez Fer. Anarquista o nada. Ed. Amargord, 2016
Composición pictorica de Matilde Granado Belvis

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s